VIDEITOS MANDAN

Loading...

jueves, 23 de octubre de 2014

NUEVO DIRECTOR DE EL COMERCIO

El directorio de Empresa Editora El Comercio S.A. designó el miércoles a Fernando Berckemeyer Olaechea como su nuevo director periodístico. El puesto estaba vacante desde el fallecimiento de Fritz Du Bois, en mayo de este año.

Berckemeyer, de 36 años, es abogado y se venía desempeñando como editor de Opinión del diario. Será el director más joven de la historia del diario, que este año cumplió 175 años.

Berckemeyer ya fue presentado ante la plana periodística del diario, el mismo miércoles por la noche. Los directores interinos, Mario Cortijo y Juan Paredes Castro, y el presidente del directorio de Empresa Editora El Comercio, José Antonio García Miró Miró Quesada se encargaron de hacer el anuncio. Los periodistas de la casa también contaron la noticia en las redes sociales.


VUELO A 2000 m. DE ALTURA

lunes, 20 de octubre de 2014

POPULISMO


El vocablo en cuestión quiere decir mucho, tanto que con frecuencia no dice nada. A menudo se reduce a un simple epíteto político. Por eso también se abusa, y con el abuso pierde significado. Ocurre con la propia definición, las características que componen el concepto, es decir, los atributos que deben estar presentes para que algo sea populismo. 

Cuando no hay consenso sobre esas características, a su vez se complica la empírea, la tarea de clasificar, de determinar quién es populista. Esto, a su vez, en dos sentidos: por un lado en el espacio—donde—y por el otro en el tiempo—cuando—este último necesario para captar la singularidad histórica de un fenómeno.

Es como el elefante, cuyo ADN es en un 95% idéntico al del mamut, pero que no obstante constituye otra especie. Ni mamut tardío, ni mamut del siglo XXI, a pesar de ese 95%. Clasificar entonces es esencial para entender, distinguir algo que es de aquello que no es. Si la historia le importa a la biología a efectos clasificatorios, más debería importarle a la política, pero a veces no es así. En esos casos reina la ambigüedad, como cuando hablamos de populismo.

Por ejemplo, en Estados Unidos el movimiento populista surgió a fines del siglo XIX, representando los intereses y aspiraciones de las clases populares agrarias—asalariados y pequeños propietarios—en oposición a los grandes propietarios y a los grupos financieros concentrados. Esos legados populistas se ven todavía hoy en las posiciones progresistas de algunos sectores del Partido Demócrata. En Europa, en contraste, la idea de populismo pertenece a la entre guerra, y está asociada a un pensamiento nacionalista y xenófobo, discriminatorio de grupos inmigrantes y de minorías étnicas y religiosas. De ahí que ser populista en Europa hoy exprese una cierta nostalgia fascista.

Es en América Latina, sin embargo, donde el concepto se hace particularmente resbaladizo. Allí la noción de populismo se aplica a casi todo. El término ha cubierto un amplísimo menú de opciones ideológicas, normativas y de política económica, siempre bajo realidades políticas cambiantes en el tiempo. Surgido después de la Gran Depresión, y en algunos casos alrededor de la Segunda Guerra, el populismo fue el instrumento de incorporación política y económica de las clases populares. Su amplia coalición vehiculizó la irrupción rápida, explosiva—a veces violenta—de grupos subalternos en la escena política. El populismo fue una respuesta a la crisis del estado oligárquico, el modelo exportador con democracia restringida.

La gran alianza social del populismo fue un intento por reconstruir la hegemonía perdida en la crisis del estado oligárquico, entendiéndose por hegemonía un orden político basado en el consenso más que en la fuerza. Fue un periodo de una vertiginosa construcción de ciudadanía. La incorporación se hizo por medio de la ampliación de derechos sociales (redistribución) y políticos (voto irrestricto), aunque sin una similar preocupación por los derechos civiles y garantías constitucionales, que bajo el régimen oligárquico anterior no eran precisamente robustos de todas formas. El populismo fue por ello democratizador, a pesar de no ser necesariamente democrático.

Su estrategia de desarrollo, sin embargo, la industrialización sustitutiva, era propensa a reproducir desequilibrios macroeconómicos (inflación) y de balanza de pagos (endeudamiento) de manera recurrente. Cuando ambos desequilibrios coincidían en un punto crítico, ello inevitablemente derivaba en inestabilidad y violencia política. La precariedad del arreglo populista se hacía evidente en esos ciclos de expansión y contracción económica, que además generaban ciclos de expansión y contracción de derechos, de ciudadanía.

Las dictaduras, que siempre se justificaban por la inestabilidad precedente, ensayaron una “solución final” del problema, reduciendo esos mismos derechos a su mínimo histórico. Al llegar a los setenta, buena parte de América Latina vivía bajo el terrorismo de estado. Las transiciones posteriores ocurrieron en respuesta a esas violaciones. Estuvieron marcadas por la agenda de derechos humanos, es decir, por la revalorización y fortalecimiento del componente civil de la ciudadanía, las garantías constitucionales.

El problema adicional de entonces fue cómo recuperar el crecimiento económico luego de la crisis de la deuda. En los noventa, el ajuste, la privatización y la liberalización comercial—inevitables para regresar a los mercados de crédito internacionales—restructuraron la economía, afectando a la industria protegida tanto como a la clase obrera subsidiada. ¿Quién, en aquellas frágiles democracias, podría hacerlo manteniendo un mínimo de estabilidad política? ¿Quién, que no fueran los militares, podría ejercer control sobre los grupos afectados? Solo el populismo, que se hizo así de derecha—un populismo neoliberal.

Al llegar a este siglo, la historia es más conocida. El boom de las commodities y términos de intercambio sin precedentes generaron superávits históricos para las arcas fiscales. Un nuevo populismo—ahora presumiblemente de izquierda, bolivariano—se hizo del estado y de esos recursos. Apeló a los pobres, hizo redistribución de ingreso y amplió derechos sociales. Asimismo, expandió derechos políticos, otorgando el voto a nuevos contingentes sociales e incrementando la participación, aunque ejerciendo un férreo control de la administración electoral. Echó mano de todo el arsenal de los rituales de dominación “populista”, rituales de dominación usados para perpetuarse en el poder. Es allí donde ese progresismo que se abroga pierde significado, lo cual hace indispensable entender al populismo en sus fases históricas, el populismo en ambos siglos.

El populismo continúa siendo un término en busca de su significado. El problema es que esa búsqueda intelectual bien puede convertirse en un velo para dejar de conversar de lo esencial. Porque detrás de este relato del populismo se discute sobre supuestas formas democráticas alternativas—“no liberales”, dicen algunos. En ese proceso, las comillas también se aplican sobre “democracia”, que sin liberalismo se devalúa como tal, pierde sentido.

Como si la fusión de los tres poderes del estado en un partido—o peor aún, en una persona—pudiera tener algún viso de democracia. Como si la construcción de una mayoría electoral—siempre circunstancial—habilitara al que se hace del poder político a pasarles por encima a los demás, las minorías que no están de acuerdo, y a perpetuarse allí. Como si los individuos estuvieran dispuestos a renunciar a sus derechos y libertades constitucionales—a hablar, a disentir, a criticar—por un coeficiente de Gini más bajo, o como si esa renuncia fuera además condición necesaria para bajar el Gini. Y como si esas mismas minorías estuvieran dispuestas a disolver sus otras identidades—las que no se definen por el ingreso, identidades religiosas, étnicas, de género, de orientación sexual—en la fugaz identidad de una mayoría electoral.

En definitiva el populismo original fue progresista, una excusa para conversar sobre derechos, cómo ampliarlos, cómo hacerlos vigentes y sostenerlos en el tiempo. El populismo de este siglo, en cambio, es reaccionario. Reduce, limita, quita y manipula derechos, más allá de su retórica acerca del pueblo. Tal vez haya que dejar de hablar de populismo, entonces, y hablar de otra cosa, porque el único concepto que parece conservar su significado y valor a través de la historia—que parece estar más allá del elefante y el mamut—es la democracia constitucional. Conversemos sobre ella, porque en realidad la tenemos bastante desvencijada.

domingo, 19 de octubre de 2014

BENEDICTO JIMENEZ: VILLA STEIN ES LA VOZ!!


Desde la clandestinidad, el prófugo de la justicia Benedicto Jiménezse mostró satisfecho porque su recurso de casación –que presentó para revocar la prisión preventiva de 18 meses que pesa en su contra– será visto por la sala del ex presidente de la Corte Suprema de Justicia Javier Villa Stein.

Esto fue revelado anoche en el programa “Cuarto poder” a través de un audio en el que se escucha una conversación entre Jiménez y la abogada Lizeth Orihuela.

“Doctor, ¿preparado para una buena noticia? Han admitido el recurso de casación. ¿Sabe a qué sala va? ¡A la de Villa Stein! ¡Tenemos aVilla Stein y [al vocal José] Neyra!”, dice la abogada a Jiménez.

En el audio se escucha a Jiménez y su interlocutora celebrar el destino del recurso judicial.

En la parte final de la conversación, la mujer parece sugerir a Jiménez lugares para mantenerse a buen recaudo.

“¿Cómo está?”, pregunta la abogada. “Bien, tranquilo,esperando”, responde el ex policía.

“Cuarto Poder” conversó al respecto con Orihuela, quien dijo: “No tengo problema de alegrarme porque el señor Villa Stein es una persona proba”.

Javier Villa Stein es actualmente presidente de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia y su colega José Neyra es magistrado integrante de ese colegiado. Neyra dijo: "no puedo evitar que se refieran a mi,también tengo que cuidarme de lo que pueda decir porque me pueden refutar".

Villa Stein aseveró: "decir que yo soy miembro de alguna cofradía lo descarto".

MAR DE COPAS- GLOBOS DEL CIELO

miércoles, 15 de octubre de 2014

lunes, 13 de octubre de 2014

PÓLVORA EN NADA


Por Dante Favre Ramos de Rosas

Mi padre, que era abogado y tenía mucho gusto por el área forense decía siempre: “después de la función ya no hay ensayo”, lo que en el lenguaje jurídico de un notable vecino de la calle Vícctor Maurtua —donde reside la mitad de la colonia hebrea de este insano país— como el tribuno Javier Valle Riestra podría traducirse a “ex post factum”. Legos revisen su mataburro de latinazgos.

En el lenguaje político, cuando uno pierde se resigna. Aprende. Ya no se puede llorar sobre leche derramada. Un amigo jesuíta me decía muy claro: “un verdadero líder no llora ni se queja. Sigue adelante”. Uno no pierde el día de las elecciones. Uno pierde meses antes. ¿O años? 

La ofensiva plena de alaridos y rebuznos de Madeleine Osterling y de Gastón Barua por haber sido asaltados en sus alucinados sueños de ser alcaldes del no tan angelado distrito de San Isidro consiste en rebuscar en la Reniec DNIs de gente que reside en el distrito desde hace años. 

Es gente que no ha cambiado su DNI este año de elecciones. Para los que no lo saben hubo un alcalde que necesitaba que los obreros de noche de la limpieza vivan cerca del distrito ya que sus familias estaban o en Villa María del Triunfo o en San Juan de Miraflores, para lo cual construyó unas casitas detrás de la unidad bomberil, esto es la calle Godofredo García cerca de la Av. del Ejército. Por tanto esas personas ya residían en el distrito desde antes del año dos mil. No solo sacaron su DNI para ellos sino tambien para sus familias. Es legÍtimo. Familias enteras viven allÍ. Compran en el mercado Max, de Residencial Santa Cruz y pasean por El Olivar 

Hacemos una pausa en el camino y decimos que cuando Gaston Barua postulaba a la segunda vez que fue electo ya se había preocupado de hacer DNIs de San Isidro a los vendedores del mercado de productores -que se ubica al frente del Museo de la memoria- , a los canillitas y ambulantes del distrito y a sus familias asi que no hable alguien que no puede tirar ninguna primera piedra. 

La otra unidad residencial que otro alcalde construyó para empleados del municipio está ubicada en la calle Prescott. Por tanto aquí no hay ningun voto golondrino. 

Pero ahora si vamos al fondo de lo que se mueve detrás de las acusaciones de golondrinaje electoral. Segun el diario La Primera, que mueve este tema, todo se debe a intereses corporativos de empresarios chilenos para apoderarse del distrito. 

La verdad que me sorprende mucho que un empresario textilero y hebreo como Pepe Lolas (ex Perú Posible) se ponga tan retrechero con las inversiones. 

Amigos, para este escriba de hebreo origen casagrandino el capital no tiene patria. Y es ancho y ajeno. Bienvenido el capital si va a dar trabajo en las mejores condiciones laborales y de derechos humanos para los obreros y empleados que trabajaran en donde sea. O en San Isidro o en Chosica. Eso no importa. La masa obrera verá este estúpido lío a la distancia con sorna. Esos son nuestros sachalideres?

Todo es una lucha de facciones al interior del Opus Dei. La empresa que movió los memes de Madeleine Osterling en los días previos a las elecciones y que se hace eco de la ofensiva contra velarde el ganador del PPC es una empresa regentada por Rolando Toledo -un ex militante del PUM, al que conocÍ en la Católica en los ochentas- . Su padre capitalista que lo apoyó con la web el Útero de Marita es Eduardo Toledo -antes estuvo en Accion Popular- que fue ministro de transportes de Fujimori en 1990 y es miembro notable del Opus. 

Deduzco más de todo esto, que si no se arma un muro de contencion cultural detras de la figura del recientemente electo Manuel Velarde, la nueva tía regia Osterling y Barua armarán una revocatoria. 

Lo que se vive ahora es tan solo pre alerta. Es un ejercicio previo al remate que iniciaran el 1 de enero del 2016. Lo mismo que hará la linda Marissa Glave contra Castañeda, asesorada por mi coetáneo hebreo Luis Favre. Nadie es inocente decían los anarquistas. Nadie lo es. 

miércoles, 8 de octubre de 2014

ELIDIO ESPINOZA ES EL HOMBRE


Elidio Espinoza es el electo alcalde de la provincia de Trujillo, según el último reporte de la ONPE, al 99.97% de actas procesadas, Elidio Espinoza alcanzó el 31.75% (155,443 votos), seguido de Manuel Llempén con 29.94% (146,573 votos) y en un cercano tercer lugar Luis Carlos Santa Maria con 24.76% (121,200 votos).

El margen entre los dos primeros es imposible de cerrar debido a la escasa cantidad de votos en espera de ser contabilizados, sólo falta 01 acta por procesar. Se espera que impugnaciones o las actas observadas tampoco influyan en el resultado final (106 están con error material y 28 tienen algún otro tipo de observación.

A pesar de no ganar en ningún distrito la votación cruzada fue la que le dio la victoria, estiman los analistas. Por otro lado, el candidato del APRA contra todo pronóstico logró una destacada votación tomando en cuenta su juventud y lo tardío del inicio de su candidatura. El gran perdedor fue Daniel Salaverry, y Fuerza Popular, que no logró reeditar votaciones anteriores. Finalmente Manuel Llempén vuelve a perder una elección más, a pesar de la millonaria campaña y el apoyo de su líder César Acuña, quien intentó endosarle su caudal electoral. (Fuente: Agencia IP Norte).



martes, 7 de octubre de 2014

sábado, 4 de octubre de 2014

viernes, 3 de octubre de 2014

jueves, 2 de octubre de 2014

miércoles, 1 de octubre de 2014

domingo, 28 de septiembre de 2014

COCAÍNA BRUTA Y NETA



En reciente conferencia de prensa sobre la incautación de cocaína en Trujillo, el ministro del Interior, Daniel Urresti, apareció con un enorme cartel detrás de él que decía: “7,6 toneladas de droga decomisada”, para que no quede ninguna duda y para que no ocurra lo que el ministro dice que le sucede, que los periodistas tergiversan lo que él dice.

Ahora resulta que el peritaje policial dice que había 6,7 toneladas de cocaína, es decir 900 kilos menos que la versión original. Luego de que el noticiero de América TV difundió el viernes esta información, Urresti se apresuró a improvisar una justificación: hay un peso bruto de cuando se incauta la droga y un peso neto de la “droga purita”, cuando se hace un “pesaje milimétrico”. Añadió que eso siempre ha sido así.

Por supuesto, esta es otra mentira de Urresti. Jamás se ha actuado con tanta irresponsabilidad porque nunca, que se recuerde, ha habido un ministro tan adicto a las cámaras de TV como él, que no vacila en hacer anuncios cuando las investigaciones recién están comenzando y que no tiene pudor para exagerar o falsificar cifras. 

Un ejemplo es lo que hizo en Barranca, cuando pregonó al medio día que se habían incautado más de 400 kilos de cocaína en la camioneta del candidato fujimorista Alberto Tapia, operación realizada hacía pocas horas, en la madrugada de ese día. Al final, resultó que lo que había mostrado Urresti era yeso, que no había un gramo de droga en el vehículo de Tapia y que la cocaína decomisada en otro lugar era la décima parte de lo anunciado.

Y ese absurdo del peso bruto y el peso neto de la cocaína es la primera vez que se escucha. Por cierto, en eso Urresti no es original. En 1988, Gustavo Saberbein, el entonces ministro de Economía del primer gobierno de Alan García, inventó el concepto de la inflación bruta y la inflación neta, para tratar de hacer creer que la hiperinflación que se desató ese año era solo una percepción y no una realidad.

Ahora lo que tenemos es una hiperinflación de cifras y mentiras del ministro del Interior que, en su enfermizo afán de protagonismo, está desacreditando el trabajo eficaz de algunas unidades policiales.

Otro ejemplo de la desmesura es cuando anunció que en su primer mes en el ministerio se habían incautado 52,5 toneladas de marihuana, lo que sería no solo el mayor decomiso de esa droga en el Perú sino en el mundo. Para dar una idea, según cifras policiales, en el Perú se incautan entre una y tres toneladas al año. Al final se demostró que esa cifra era también falsa, inventada por algunos policías que decían haber arrancado miles de plantones de marihuana en un remoto paraje de Áncash. Por cierto, hay policías que inventan ocurrencias, pero que un ministro sea tan ignorante o mentiroso para darles crédito y publicitarlas es otra historia.

Peor aún es la tasa de homicidios, una cifra importante que es útil para medir el avance o retroceso de la delincuencia y los niveles de violencia en el país. Este mes, el gobierno ha dado a conocer nuevas estadísticas, modificando las anteriores que había entregado al Observatorio de la OEA. Así, la cifra oficial para el año 2011 era de 24,1 homicidios por cien mil habitantes. Ahora, la cifra corregida del 2011, es de 5,4 por cien mil habitantes, casi la quinta parte de la anterior.

Lamentablemente, esto no preocupa a mucha gente. Seguramente nadie toleraría que el Ministerio de Economía diga que el PBI del año anterior fue 10% y luego corrija y sostenga que en realidad fue 2%. O que el presidente del Banco Central de Reserva afirme que en su bóveda tiene 7,6 toneladas de oro de reservas y luego manifieste “Uy, se me chispoteó, eran solo 6,7 toneladas netas”.

La última justificación del ministro que más despliegue mediático ha tenido es que hay una conspiración en su contra, principalmente de los medios. Ahora el agresivo y burlón militar resulta una pobre víctima de los malvados periodistas. En realidad, su paranoia tiene causas que los psiquiatras deben diagnosticar, pero lo cierto es que su retahíla de mentiras y falsificaciones está produciendo mucho daño.

EMTRAFESA- LEÓN DE ORO


La fiesta de las flores, en su sexagésima cuarta edición, volvió a generar santa expectación y concitar la atención de miles de personas que ocuparon calles y avenidas para disfrutar del corso primaveral celebrado en cuatro avenidas de la urbe. 

Veintitrés alegorías, más de 10 comparsas y otra considerable cantidad de delegaciones, desfilaron por casi 20 cuadras de las avenidas España, Juan Pablo II, América Sur y Costa Rica, derrochando alegría y enamorando a su pueblo. 

Y el oro es para…
Tras la finalización del evento y luego de un amplio debate, el jurado calificador definió los ganadores del corso primaveral. Los criterios que evaluaron para entregar el premio a los mejores carros alegóricos y comparsas fueron originalidad y creatividad, mensaje, proporciones, armonía de colores y acabados. 

Así se decidió premiar con el León de Oro a la Empresa de Transportes Ave Fénix (Emtrafesa), por su representación ‘Primavera, paz y amor’. Vale indicar que Emtrafesa obtiene máxima distinción por segundo año consecutivo. 
Por su parte, el León de Plata fue otorgado a Plaza Vea por su alegoría ‘Tierra de osos en primavera’; mientras que el León de Bronce fue para la escenificación de Pilsen Trujillo. 

De igual modo, en la categoría de comparsas, la Municipalidad Provincial de Sánchez Carrión obtuvo la mejor distinción tras su danza ancestral denominada ‘Los Incas’.

NO LO VEAN!








miércoles, 24 de septiembre de 2014

lunes, 22 de septiembre de 2014

REPORTAJE A LOS TAXISTAS DE TRUJILLO

MADRID TIENE LA CULPA


Hasta aquí, estoy de acuerdo con los separatistas. Madrid, es decir, los gobiernos de España, han tenido una gran responsabilidad en el crecimiento del separatismo catalán. A partir de aquí, sin embargo, nuestras opiniones difieren, creo que diametralmente.

El gran error que los gobiernos españoles, fueren del partido que fueren, han cometido en esta materia ha sido el conceder al separatismo su premisa fundamental: Cataluña es diferente, Cataluña no es España, es un rancho aparte en el que los gobiernos catalanes tienen todas las competencias y hasta sus propias leyes (aunque sean de la jungla); lo único que los gobiernos españoles han exigido a Cataluña desde la Transición es el pago de impuestos y el mantenimiento del orden. Lo que los gobiernos de la Generalitat hicieran, en Cataluña e incluso en el extranjero, no parecía incumbir a Madrid.

Esto, por desgracia, sigue vigente hoy: da la impresión de que lo único que le importa al actual Gobierno es que Cataluña no celebre el 9 de noviembre ese extraño referéndum llamado "consulta" si el Tribunal Constitucional, como es muy altamente probable, lo declara inconstitucional (lo es a todas luces). Parece lógico que el Gobierno español se niegue a permitir un acto público de tal envergadura que vulnere la Constitución. Sin embargo, la pregunta que se plantea seguidamente es: ¿si tanto rigor muestra ahora, por qué ha permitido (él y sus antecesores) tantas y tan repetidas violaciones de la Constitución en materia educativa, lingüística, de orden público (banderas, rotulación de establecimientos), tributaria y financiera, etc?

El Gobierno de Mariano Rajoy no parece darse cuenta de que el desafío separatista no se resuelve impidiendo la "consulta"; al contrario, lo favorece. Aunque la no celebración de la "consulta" pueda interpretarse como un revés, inmediatamente se convertirá en un argumento más para demostrar la tiranía que Madrid ejerce sobre Cataluña y una razón más que justifique el ansia de independencia. En otras palabras: no es con argumentos formales como se ganará la batalla al separatismo, sino con argumentos de fondo y, sobre todo, con coherencia. Si los gobiernos de España se proponen defender la Constitución, como es su deber, deben hacerlo siempre, no sólo a veces.

Pero es que la cuestión del separatismo catalán no es un simple problema legal; hay una cuestión mucho más profunda: ¿por qué ha adquirido estas dimensiones el separatismo catalán, que en 1980 era un factor marginal? La respuesta es clara: porque los gobiernos de Convergència i Uniò han dedicado todos sus esfuerzos desde que alcanzaron el poder a subrayar el fet diferencial, a hacer propaganda del nacionalismo, a acosar a los no nacionalistas (el caso de Albert Boadella es quizá el más conocido, pero existen miles parecidos) y a utilizar todos los instrumentos a su alcance, en especial los medios y las escuelas, para potenciar un nacionalismo que no podía sino desembocar en separatismo. Esto ha sido posible porque los gobiernos españoles, como dije antes, han dejado a CiU campar por sus respetos, violar impunemente la Constitución y desacatar las sentencias de los tribunales. Todo ello ha creado un campo abonado donde una chispa provoca un incendio separatista.

El control de los medios por la Generalitat es indudable. Se discute hasta qué punto controla también la educación. Se dice que los libros de texto son iguales en toda España. Vamos por partes. Tampoco se puede discutir que la Generalitat se ha esforzado en imponer la enseñanza en catalán casi exclusivamente, pretextando que el bilingüismo divide a la población catalana. Esto no es cierto: Cataluña es un país históricamente bilingüe. Sus mejores escritores, desde Juan Boscán, Antoni de Capmany y Jaime Balmes, a Ignacio Agustí, Ana María Matute y Juan Marsé (seleccionando arbitrariamente para no hacer la lista interminable) han escrito en español. Lo que sí separa a Cataluña de España (además de violar la Constitución) es el monolingüismo catalán, y a fomentarlo se han dedicado sistemáticamente los gobiernos catalanes (convergentes y tripartitos) ante la pasividad de Madrid. En cuanto a los contenidos, en especial en la enseñanza de la historia, no es cierto que todos los libros de texto sean iguales en España. Varían de unas comunidades a otras; en general, impera un localismo escandaloso y la Historia de España muestra un sesgo general en contra del "centralismo".Se habla más de "las Españas" que de "España", y ésta se encuentra a menudo vinculada a la Dictadura de Franco. Es decir, el problema de la demolición de la nación española no es privativo de los textos en catalán. Pero además, los libros no lo son todo en la enseñanza, sobre todo la primaria y la secundaria, y los gobiernos convergentes se cuidaron bien de seleccionar profesores entre los de ideología afín. Esta desafección hacia España en nuestras escuelas es sin duda consecuencia de la reacción contra el nacional-catolicismo que prevaleció bajo la Dictadura de Franco, pero es tan perniciosa como su contrario. En concreto, ha contribuido a que el público acepte la pasividad del Gobierno ante los desmanes de la Generalitat. Y, en general, el rechazo contra el centralismo franquista ha legitimado a los ojos de los gobernantes españoles la ideología nacionalista, haciendo que incluso, o más bien, en especial, la izquierda olvidara los indudables rasgos de insolidaridad, racismo y xenofobia que contiene esta ideología.

El separatismo de estos tres últimos años se debe a razones económicas. La reacción de los gobiernos catalanes ante la crisis ha sido recurrir al endeudamiento masivo, que comenzó con el tripartito y continuó con el Gobierno de Artur Mas. En 2007 la deuda catalana era de 15.776 millones de euros. Hoy es de 61.836 millones, es decir, se ha cuadruplicado en menos de siete años. Cataluña no encuentra comprador de su deuda y recurre a España para que le saque del apuro (como lo oyen). Ha recibido ya del Fondo de Liquidez Autonómica, en los últimos dos años, más de 30.000 millones. La mitad de lo que debe se lo debe a esa «España que le roba.» Y pide más. Financieramente ahogada, su Gobierno quiere separarla de quien la salva. Se puede pensar que, una vez separados, no piensan devolver la deuda. Y Madrid sigue «prestando». Bastó ver en la última Diada la organización, comparable a la de las Olimpiadas de Berlín de 1936, para darse cuenta de los millones que se invirtieron en la manifestación. No importa, Madrid paga.

Puede haber otra razón de tipo económico. Para Jordi Pujol, la UDEF fue demasiado deprisa. En una Cataluña independiente sus apropiaciones nunca se hubieran descubierto: hubiera mantenido su prestigio, su dinero, y jamás hubiera tenido líos con la Justicia. Lo mismo se aplica al resto de la casta catalana. Con su propia Agencia Tributaria, Banc Central de Catalunya, y Tribunal Supremo, podrían mandar mucho más y enriquecerse a sus anchas, sin estos pesados de Madrid, que dejan hacer, pero cuyos tribunales son imprevisibles.Para el catalán medio las ventajas de la independencia serían nulas, al contrario: inflación, impuestos, desempleo, y un largo etcétera. Pero los que impulsan la independencia no son el catalán medio: son la casta política y las clases acomodadas.

Hoy estamos todos los españoles, y en especial los catalanes, en una situación complicadísima, a donde nos ha conducido la pasividad de los gobiernos de Madrid, que ya hicieron dejación de responsabilidades en el caso de Banca Catalana, hace nada menos que 30 años. Allí empezó todo este lío.

Hoy todo es mucho más difícil que entonces, porque 30 años largos de "construcción nacional" han moldeado a la población. Pero esto debe ser contrarrestado. Cataluña es parte de España, y la ley debe aplicarse allí como en el resto del país. Los gobiernos de Madrid no pueden acomodar sus principios a gusto del interlocutor, como Groucho Marx. Y, sobre todo, Madrid debe acordarse siempre de esos millones de catalanes que se sienten españoles contra viento y marea, y que empiezan valientemente a hacerse oír frente a una casta gobernante hostil.

domingo, 21 de septiembre de 2014

sábado, 20 de septiembre de 2014