VIDEITOS MANDAN

Loading...

lunes, 22 de septiembre de 2014

REPORTAJE A LOS TAXISTAS DE TRUJILLO

MADRID TIENE LA CULPA


Hasta aquí, estoy de acuerdo con los separatistas. Madrid, es decir, los gobiernos de España, han tenido una gran responsabilidad en el crecimiento del separatismo catalán. A partir de aquí, sin embargo, nuestras opiniones difieren, creo que diametralmente.

El gran error que los gobiernos españoles, fueren del partido que fueren, han cometido en esta materia ha sido el conceder al separatismo su premisa fundamental: Cataluña es diferente, Cataluña no es España, es un rancho aparte en el que los gobiernos catalanes tienen todas las competencias y hasta sus propias leyes (aunque sean de la jungla); lo único que los gobiernos españoles han exigido a Cataluña desde la Transición es el pago de impuestos y el mantenimiento del orden. Lo que los gobiernos de la Generalitat hicieran, en Cataluña e incluso en el extranjero, no parecía incumbir a Madrid.

Esto, por desgracia, sigue vigente hoy: da la impresión de que lo único que le importa al actual Gobierno es que Cataluña no celebre el 9 de noviembre ese extraño referéndum llamado "consulta" si el Tribunal Constitucional, como es muy altamente probable, lo declara inconstitucional (lo es a todas luces). Parece lógico que el Gobierno español se niegue a permitir un acto público de tal envergadura que vulnere la Constitución. Sin embargo, la pregunta que se plantea seguidamente es: ¿si tanto rigor muestra ahora, por qué ha permitido (él y sus antecesores) tantas y tan repetidas violaciones de la Constitución en materia educativa, lingüística, de orden público (banderas, rotulación de establecimientos), tributaria y financiera, etc?

El Gobierno de Mariano Rajoy no parece darse cuenta de que el desafío separatista no se resuelve impidiendo la "consulta"; al contrario, lo favorece. Aunque la no celebración de la "consulta" pueda interpretarse como un revés, inmediatamente se convertirá en un argumento más para demostrar la tiranía que Madrid ejerce sobre Cataluña y una razón más que justifique el ansia de independencia. En otras palabras: no es con argumentos formales como se ganará la batalla al separatismo, sino con argumentos de fondo y, sobre todo, con coherencia. Si los gobiernos de España se proponen defender la Constitución, como es su deber, deben hacerlo siempre, no sólo a veces.

Pero es que la cuestión del separatismo catalán no es un simple problema legal; hay una cuestión mucho más profunda: ¿por qué ha adquirido estas dimensiones el separatismo catalán, que en 1980 era un factor marginal? La respuesta es clara: porque los gobiernos de Convergència i Uniò han dedicado todos sus esfuerzos desde que alcanzaron el poder a subrayar el fet diferencial, a hacer propaganda del nacionalismo, a acosar a los no nacionalistas (el caso de Albert Boadella es quizá el más conocido, pero existen miles parecidos) y a utilizar todos los instrumentos a su alcance, en especial los medios y las escuelas, para potenciar un nacionalismo que no podía sino desembocar en separatismo. Esto ha sido posible porque los gobiernos españoles, como dije antes, han dejado a CiU campar por sus respetos, violar impunemente la Constitución y desacatar las sentencias de los tribunales. Todo ello ha creado un campo abonado donde una chispa provoca un incendio separatista.

El control de los medios por la Generalitat es indudable. Se discute hasta qué punto controla también la educación. Se dice que los libros de texto son iguales en toda España. Vamos por partes. Tampoco se puede discutir que la Generalitat se ha esforzado en imponer la enseñanza en catalán casi exclusivamente, pretextando que el bilingüismo divide a la población catalana. Esto no es cierto: Cataluña es un país históricamente bilingüe. Sus mejores escritores, desde Juan Boscán, Antoni de Capmany y Jaime Balmes, a Ignacio Agustí, Ana María Matute y Juan Marsé (seleccionando arbitrariamente para no hacer la lista interminable) han escrito en español. Lo que sí separa a Cataluña de España (además de violar la Constitución) es el monolingüismo catalán, y a fomentarlo se han dedicado sistemáticamente los gobiernos catalanes (convergentes y tripartitos) ante la pasividad de Madrid. En cuanto a los contenidos, en especial en la enseñanza de la historia, no es cierto que todos los libros de texto sean iguales en España. Varían de unas comunidades a otras; en general, impera un localismo escandaloso y la Historia de España muestra un sesgo general en contra del "centralismo".Se habla más de "las Españas" que de "España", y ésta se encuentra a menudo vinculada a la Dictadura de Franco. Es decir, el problema de la demolición de la nación española no es privativo de los textos en catalán. Pero además, los libros no lo son todo en la enseñanza, sobre todo la primaria y la secundaria, y los gobiernos convergentes se cuidaron bien de seleccionar profesores entre los de ideología afín. Esta desafección hacia España en nuestras escuelas es sin duda consecuencia de la reacción contra el nacional-catolicismo que prevaleció bajo la Dictadura de Franco, pero es tan perniciosa como su contrario. En concreto, ha contribuido a que el público acepte la pasividad del Gobierno ante los desmanes de la Generalitat. Y, en general, el rechazo contra el centralismo franquista ha legitimado a los ojos de los gobernantes españoles la ideología nacionalista, haciendo que incluso, o más bien, en especial, la izquierda olvidara los indudables rasgos de insolidaridad, racismo y xenofobia que contiene esta ideología.

El separatismo de estos tres últimos años se debe a razones económicas. La reacción de los gobiernos catalanes ante la crisis ha sido recurrir al endeudamiento masivo, que comenzó con el tripartito y continuó con el Gobierno de Artur Mas. En 2007 la deuda catalana era de 15.776 millones de euros. Hoy es de 61.836 millones, es decir, se ha cuadruplicado en menos de siete años. Cataluña no encuentra comprador de su deuda y recurre a España para que le saque del apuro (como lo oyen). Ha recibido ya del Fondo de Liquidez Autonómica, en los últimos dos años, más de 30.000 millones. La mitad de lo que debe se lo debe a esa «España que le roba.» Y pide más. Financieramente ahogada, su Gobierno quiere separarla de quien la salva. Se puede pensar que, una vez separados, no piensan devolver la deuda. Y Madrid sigue «prestando». Bastó ver en la última Diada la organización, comparable a la de las Olimpiadas de Berlín de 1936, para darse cuenta de los millones que se invirtieron en la manifestación. No importa, Madrid paga.

Puede haber otra razón de tipo económico. Para Jordi Pujol, la UDEF fue demasiado deprisa. En una Cataluña independiente sus apropiaciones nunca se hubieran descubierto: hubiera mantenido su prestigio, su dinero, y jamás hubiera tenido líos con la Justicia. Lo mismo se aplica al resto de la casta catalana. Con su propia Agencia Tributaria, Banc Central de Catalunya, y Tribunal Supremo, podrían mandar mucho más y enriquecerse a sus anchas, sin estos pesados de Madrid, que dejan hacer, pero cuyos tribunales son imprevisibles.Para el catalán medio las ventajas de la independencia serían nulas, al contrario: inflación, impuestos, desempleo, y un largo etcétera. Pero los que impulsan la independencia no son el catalán medio: son la casta política y las clases acomodadas.

Hoy estamos todos los españoles, y en especial los catalanes, en una situación complicadísima, a donde nos ha conducido la pasividad de los gobiernos de Madrid, que ya hicieron dejación de responsabilidades en el caso de Banca Catalana, hace nada menos que 30 años. Allí empezó todo este lío.

Hoy todo es mucho más difícil que entonces, porque 30 años largos de "construcción nacional" han moldeado a la población. Pero esto debe ser contrarrestado. Cataluña es parte de España, y la ley debe aplicarse allí como en el resto del país. Los gobiernos de Madrid no pueden acomodar sus principios a gusto del interlocutor, como Groucho Marx. Y, sobre todo, Madrid debe acordarse siempre de esos millones de catalanes que se sienten españoles contra viento y marea, y que empiezan valientemente a hacerse oír frente a una casta gobernante hostil.

domingo, 21 de septiembre de 2014

sábado, 20 de septiembre de 2014

viernes, 19 de septiembre de 2014

miércoles, 17 de septiembre de 2014

GERENCIA DE TRABAJO APROBÓ CONTRATO A NARCOS


El prófugo narcotraficante mexicano Lee Rodríguez Torres o Rodrigo Torres (a) ‘Lee’ o ‘El Duro’, sindicado como dueño de las más de 7 toneladas de cocaína decomisadas en Huanchaco, se movió como Pedro en su casa en la Gerencia Regional de Trabajo de La Libertad. El poder que mantenía en esta dependencia del Gobierno Regional se resume en la aprobación del expediente que presentó para lograr su visa laboral ante la Superintendencia Nacional de Migraciones. 

El documento, que le permitió realizar sus actividades ilícitas con total normalidad en Trujillo, lo obtuvo en el tiempo récord de un día, cuando lo normal es que se entregue en una semana. El formulario de solicitud para la aprobación del contrato laboral en calidad de extranjero, lo presentó, el 13 de marzo del 2013, el ahora detenido Carlos Mendoza Rodríguez, quien se desempeñó como gerente general de Alfa y Omega Comercializadora y Distribuidora Perú S.A.C, empresa creada para exportar la droga camuflada al interior de bloques de carbón de piedra. 

En el expediente se especifica que Rodrigo Torres, de 49 años, natural de Colima (México) e identificado con el pasaporte No G07065498, es licenciado en administración de empresas y que en Alfa y Omega iba a ocupar el cargo de gerente administrativo hasta el 13 de marzo del 2016, percibiendo un sueldo mensual de 4 mil soles. También se adjuntó la declaración jurada en la que se señala que Rodrigo iba a ser el único extranjero contratado, de los dos cupos que le correspondían por ley a la empresa. 

Con toda esta documentación presentada, la Gerencia Regional de Trabajo, que en ese entonces estaba a cargo de José Ferradas Caballero, procedió a aprobar el contrato laboral del mexicano Rodrigo Torres (a) ‘Lima’. La aprobación, por más increíble que parezca, se hizo al día siguiente de tramitada la solicitud, es decir en menos de lo que canta un gallo, como veremos más adelante sin contrastar la información presentada.

martes, 16 de septiembre de 2014

lunes, 15 de septiembre de 2014

domingo, 14 de septiembre de 2014

TERESITA, LA SUAVECITA


Por Johnson Centeno.-

A petición de mi amigo “Chicho” Rabines, y coincidiendo con la invitación de Marcelita García a oficiar como panelista en la presentación de la simpática candidata a la Municipalidad Provincial de Trujillo, Teresita Bravo, en los Tallanes, me animo a escribir unas líneas sobre sus propuestas de campaña, limitándome a su exposición en el evento y a mi humor de un domingo por la noche.

Teresita se mueve bien, sabe lo que quiere, y parece que ha planificado calculadamente su trayectoria política desde que resultó regidora de la muni por APP, incluso desde mucho antes: desde su chambita vecinal en Palermo, sus alianzas con sus amigas santarrosinas, su integración plena al Club de Leones y a otros espacios locales del figuretismo. Su sonrisa todavía es franca, no tiene ‘anticuchazos’ y ha sabido aprender de su breve experiencia en la gestión pública.

Desde cuando era Directora de Cultura ya varios la miraban con sangre en el ojo: que no sabía nada, que no debía estar allí, que su pareja era el culpable de su ubicación en los puestos públicos y el financiamiento de todos sus movimientos y retoques. Esto no debía soprendernos pues, en términos generales, en este país los menos favorecidos intelectualmente son a menudo los primeros llamados a ocupar lugares expectantes en la administración, con todo lo que ello implica para los beneficiarios.

Cuando Teresita inauguraba algo, cualquier cosa, a mi me gustaba verla; nunca entendía nada de lo que decía porque estoy vacunado contra la palabra fácil, pero creo que más allá de ser un elemento decorativo, le veía ganas de hacer algo desde un cargo soporífero, sin presupuesto, y anclado al pasado. Por tanto no le quedaba otra que echarle imaginación, apretar la faldita y hablar suavecito. Cuando descubrieron que quería volar más alto que todos sus predecesores incompetentes, la echaron.

Desde entonces ha logrado sobrevivir y reinventarse en este relativamente pequeño escenario político, al punto de candidatear para ser la próxima alcaldesa de Ciudad Travesti. Me anima su opción porque ya hay demasiados calzoncillos en la política de estos pagos; se hace necesario más faldas, más bragas, más calzones que hagan lo que sus congéneres masculinos no han podido hasta ahora. Apuesto porque las mujeres tengan la oportunidad en la gestión pública (y púbica). Con gusto me someto a una que no se ande con rodeos, que la tenga clara y maximize los pocos o muchos recursos que pueda administrar en la comuna, pero que no se la levante en peso, que no se la reparta entre sus familiares o amigotes, y que no se quiera quedar ad perpetuam. Que no la cague.

Su exposición en Los Tallanes fue una magnífica disertación sobre el diagnóstico de lo que la falta a esta ciudad que no para de crecer por todos sus costados, y que pide a gritos un liderazgo inteligente e imaginativo, a tono con sus perspectivas de desarrollo y explosión demográfica, y que la convierta en una de las mejores metrópolis del Perú.

Tras el diagnósitico, llegaron sus buenas intenciones. No obstante, quiero saber, Teresita, cuánto nos va a costar a los bolsillos de los constribuyentes trujillanos las obras que anuciaste en tu presentación: un nuevo relleno sanitario en El Milagro, el tratamiento y descolmatación del río Moche, las Casas de la Familia, el Centro de Salud Municipal, el estudio de la factibilidad del Metro de Trujillo (ofertado también por varios otros candidatos), la reactivación del Comité de Seguridad Ciudadana y otras obras de menor envergadura. Esa fue mi pregunta de la noche y no hubo una respuesta concreta. Y tampoco nada sobre atraer capitales y el mejoramiento de la inversión privada local, que son los motores del crecimiento. Y nada o poco sobre la lucha contra la corrupción.

No se gobierna una ciudad como esta con buenas intenciones, Teresita, hace falta un programa de mayor aliento con cifras concretas sobre la afectación al presupuesto, planificación y obras de mejor aliento. Lo que sí rescato es la implementación de la Oficina de Proyectos, donde la gente que lo integre no necesariamente sea de raza distinta, pero que sí de vez en cuando se fume sus hierbitas para pensar en grande, a la vez que le pone cerebro a la consecución de convenios para su financiamento. No es cosa del otro mundo, pregúntale a Chandu. Ramos de Rosas, por ejemplo, podría encabezar el escuadrón de geniecillos dominicales.

La campaña que viene desarrollando es bastante austera, según contó, y desde luego no tiene nada que ver con el hampa, ex decanos del “Burbujas” y plata del narcotráfico, por tanto lleva la frente en alto. La mejor de la suertes, Teresita, me encantan tus fotos del face. Gracias por el pancito. 

miércoles, 10 de septiembre de 2014

lunes, 8 de septiembre de 2014

LAS GUERRAS DEL FIN DEL MUNDO



Francis Fukuyama publicó en 1989 su famoso artículo sobre el fin de la historia y, en 1992, el libro en que amplió y argumentó su teoría, explicando que, con la desaparición de la Unión Soviética y del comunismo, la democracia no tendría ya en el futuro alternativas de peso e iría poco a poco integrando al mundo en una civilización global de paz y libertad.

¿Quién se atrevería un cuarto de siglo después a sostener una tesis tan optimista? Donde uno vuelva ahora los ojos, la historia está más viva que nunca, las contradicciones y rechazos violentos a la cultura democrática son el signo de la época y ganan terreno por doquier. La URSS y el comunismo han desaparecido para todos los efectos prácticos y los dos últimos Estados comunistas —Cuba y Corea del Norte— son dos antiguallas destinadas a extinguirse más pronto que tarde. Pero Rusia, bajo el liderazgo de Vladímir Putin y su cogollo de antiguos agentes del KGB, resucita como una potencia despótica que desafía a Occidente con éxito y va reconstituyendo su imperio ante un Estados Unidos y una Europa que, con el respaldo de su respectiva opinión pública, protestan y amenazan con sanciones pero no van a ir hoy a la guerra por Ucrania, ya medio devorada por el gigante ruso, ni mañana por los Estados bálticos que serán probablemente el próximo objetivo del nuevo imperialismo ruso.

La primavera árabe, que despertó tantas esperanzas en todo el mundo democrático, está muerta y enterrada. Sobrevive de milagro en Túnez, pero desapareció en Egipto, donde las elecciones libres subieron al poder a unos Hermanos Musulmanes que comenzaron a instalar una teocracia excluyente y agresiva y han sido echados del Gobierno por una dictadura militar vesánica. En Libia, la dictadura paranoica de Gadafi se hizo trizas y su caudillo fue liquidado, pero el país vive ahora en una anarquía sangrienta en la que facciones religiosas y militares se desangran sistemáticamente y en la que, sin duda, terminarán prevaleciendo los fundamentalistas islámicos.

El caso más trágico, sin duda, es el de Irak. La intervención militar destruyó la tiranía sanguinaria de Sadam Husein pero, luego de un breve paréntesis en que pareció que un régimen de legalidad y libertad podía echar raíces, se declaró una guerra sectaria entre chiíes y suníes, y los terroristas de Al Qaeda y otras organizaciones islamistas extremas se hicieron presentes y han perpetrado verdaderas orgías de atrocidades, clima en el que un movimiento aún más cruel y fanatizado que Al Qaeda, el Estado Islámico, se ha apoderado de parte del país al igual que de Siria e instalado allí un nuevo califato, en el que imperan la sharía y demás formas extremas de la barbarie, como decapitar, crucificar y enterrar vivos a quienes se niegan a convertirse a la rama fundamentalista del islam y donde las mujeres son esclavizadas y, aún niñas, entregadas como concubinas a los militantes y futuros mártires.

No menos trágica es la situación de Afganistán, donde los talibanes parecen invencibles. Durante su campaña electoral, Obama criticó al presidente Bush, afirmando que éste se había equivocado dando la primera prioridad a Irak, cuando el verdadero peligro para el mundo libre lo constituían los fanáticos talibanes. Y, al subir al poder, aumentó el número de efectivos y de armas para combatirlos. Unos años después, ante el fracaso de este esfuerzo, ha retirado las tropas, al igual que el resto de los países de la OTAN, de modo que allí queda sólo una pequeña dotación militar más bien simbólica y no es improbable que el régimen que prohibió a las mujeres estudiar, ejercer cualquier profesión, las encerró en el hogar como esclavas, restauró la sharía, destruyó el patrimonio cultural del país e instaló una dictadura oscurantista medieval, vuelva al poder más pronto que tarde.El gran movimiento de liberación que se alzó en armas contra la dictadura de Bachar el Asad en Siria, y en la que, en un primer momento, dominaban las fuerzas democráticas y modernizadoras, fue traicionado por los países occidentales, que se bajaron los pantalones ante Putin, proveedor de armas de la dictadura, permitiendo de este modo que los principales protagonistas de la lucha contra El Asad fueran los fanáticos del Estado Islámico. Ahora, la situación en Siria ha llegado a una pantomima grotesca, en que, como la última alternativa es la peor, Estados Unidos y la Unión Europea consideran bombardear a los enemigos del tirano, ya que éste, aunque un asesino genocida de su propio pueblo, resulta un mal menor comparado al califato.

Dentro de semejante barbarie, quién lo hubiera dicho, América Latina parece un ejemplo de civilización. No hay guerras, la mayor parte de los países tienen elecciones más o menos libres y en la mayoría de ellos se practica la convivencia en la diversidad. Pero sería imprudente echar a volar las campanas. La más larga dictadura de la historia del continente, Cuba, está allí todavía, en manos de dos momias que parecen aquejadas de inmortalidad, y, con la excepción del puñadito heroico pero poco efectivo de resistentes, en la isla da la impresión de que no se moviera ni una mosca. Y en Venezuela, donde hace algunos meses la movilización de los estudiantes parecía haberle dado a la oposición una dinámica ganadora, Maduro y compañía parecen haber consolidado por ahora su poder mediante una represión feroz retrasando una vez más la hora de la liberación. El país está en ruinas, pese a la riqueza de su subsuelo, pero la pobreza, el racionamiento, la inflación y la corrupción no son suficientes, como demuestra la historia hasta el cansancio, para traerse abajo una dictadura. Por el contrario, un pueblo sometido a la carestía, la escasez, al miedo y a la mera supervivencia suele volverse más propenso a la resignación y a la pasividad, lo que explica tal vez la longevidad de tantas dictaduras latinoamericanas y africanas.


¿Qué concluir de esta deprimente visión panorámica de la eterna pugna entre la civilización y la barbarie? ¿Que esta última avanza incontenible y terminará por aplastar pronto a aquella? Eso sería tan falso como sostener, ahora, la tesis que lanzó hace un cuarto de siglo Francis Fukuyama sobre la irreversible victoria de la democracia. La pugna sigue en pie, con fluctuantes alternativas, y sólo en un sentido —aunque importantísimo— se puede decir que la democracia gana puntos. A diferencia del comunismo, un mito capaz de seducir a mucha gente con su sueño igualitarista, el fundamentalismo religioso islámico, hoy el principal adversario de la civilización, sólo puede convencer a los ya convencidos, pues sus ideas y paradigmas son tan primitivos y cavernarios que se condena a sí mismo a ser derrotado tarde o temprano por agentes exteriores o por descomposición interna. 

Esa guerra nunca nadie la ganará de manera definitiva; se ganarán y se perderán batallas, y, eso sí, lo realista sería reconocer que, en los últimos tiempos, la causa de la libertad las ha estado perdiendo muchas más veces que ganando.Esta visión a vuelo de pájaro del estado de la democracia en el mundo se enturbia todavía más si analizamos la profunda crisis que atraviesa la Unión Europea, el más ambicioso proyecto contemporáneo de la cultura de la libertad. La unidad europea ha traído ya enormes beneficios a los países del antiguo continente, entre otros hacerlos vivir el más largo periodo de paz y convivencia de su historia. Pero, en los últimos años, sobre todo a raíz de la crisis económica y financiera, el cuestionamiento de Europa en su propio seno ha crecido con el retorno de los nacionalismos y de fuerzas de extrema izquierda y de extrema derecha que rechazan la Unión, quisieran acabar con el euro y regresar a las viejas nacionalidades. 

De hecho, la primera fuerza política es hoy, en Francia, el Front National, un partido neofascista que quiere liquidar la moneda única y la integración de Europa. Todas las encuestas dicen que en Reino Unido una mayoría de ciudadanos quiere salirse de la Unión y que el referéndum que, al respecto, ha prometido convocar el Gobierno, lo perderían los europeístas. Sin Reino Unido, Europa nacería baldada.

domingo, 7 de septiembre de 2014

viernes, 5 de septiembre de 2014

miércoles, 3 de septiembre de 2014

CHÁVEZ NUESTRO QUE ESTÁS EN LOS CIELOS...



En el pasado quedó, afortunadamente, el encanto global de Hugo Chávez. No me refiero a su muerte, sin duda a destiempo, sino a aquella visión romántica que tenían muchos en Europa por el verbo incendiario del caudillo venezolano. Recuerdo cuando comencé a escribir sobre asuntos políticos de Venezuela, en octubre de 2002, como la inmensa mayoría de las personas con las q
ue hablaba sobre mi país me decían, palabras más o menos: “pero Chávez está ayudando a los pobres. 

Por primera vez en la historia un gobernante se ha ocupado de que los enseñen a leer y a escribir, ha hecho universal el acceso a la salud y además ha reclamado la soberanía de Venezuela...” Curiosamente, en un continente donde el estamento político está profundamente desacreditado, como lo es el europeo, muchos de sus habitantes tomaban la palabra de aquel político venezolano como misa. Pero reitero, felizmente, ello cambió.

Después del mayor despilfarro de recursos que se haya visto en el continente americano en las últimas décadas, nadie puede obviar la realidad venezolana. Huelga entrar en discursos estadísticos. La pobreza, el crimen, el desempleo, la escasez, los apagones, los miles y miles de muertos, la corrupción, el déficit democrático, las violaciones a derechos humanos, civiles y políticos, la total ausencia de justicia e independencia de poderes, el abuso del mismo, es decir, la obra que el chavismo ha erigido en 15 años está a la vista. Para cada especie propagandísticapromulgada por los medios de comunicación del estado, hay cientos, miles de casos de la vida real que contradicen al aparato hegemónico gramsciano.

Es por ello que cada vez se escuchan menos, allende las fronteras venezolanas, aquellas voces dispuestas a repetir al pie de la letra, sin cuestionamientos, lo que decía Chávez. Se les ha hecho imposible defender sus argumentos. Y, ¿dónde encontramos paralelismos de gente que ha decidido creer en algo que no existe en la vida real?

“Chávez nuestro, que estás en el cielo...” Han leído bien, estimados lectores. “Chávez nuestro, que estás en el cielo...” No es un error, sino el último ejemplo de que al chavismo -al menos en Venezuela- no se lo puede juzgar como a otros movimientos políticos convencionales. No pertenece al territorio del PP, o del PSOE. Chávez no es Pujol. Chávez es el Messi en la liga de Evita y Juan Perón. Intocable. Ahora etéreo, incorpóreo, “en los cielos”. No se juzga a un santo, se cree en un santo. Y es allí donde empieza y termina la religión chavista, porque es una religión, no nos equivoquemos. Quien en Venezuela, a estas alturas, siga creyendo en que el chavismo es la solución, no es una persona a la que pueda convencerse de lo contrario con argumentos estadísticos, políticos, y económicos.

No hay argumentos válidos contra deidades. Y Chávez, como Evita, como Juan Perón, ya entró en el terreno divino. De allí no sacan a nadie. En ese terreno no hay argumentación correcta, sino fe. Los herederos de Chávez, Maduro y cia, han copiado la fórmula que su mismo líder espiritual aplicó, sin éxito, con Simón Bolívar: Chávez pintó al icono más reconocido de rojo, pretendiendo en una suerte de simbiosis histórica ponerse al mismo nivel, equipararse con Bolívar, el padre de la patria. Pero Maduro y su gente han ido aún más allá, puesto que Bolívar no abandonó nunca el terreno político, el mundo de los mortales, mientras que Chávez es Dios:

Chávez nuestro que estás en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros, los y las delegadas

Santificado sea tu nombre

Venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá

Danos hoy tu luz para que nos guíe cada día

No nos dejes caer en la tentación del capitalismo

Mas líbranos de la maldad y de la oligarquía

Porque de nosotros y nosotras es la patria, la paz y la vida

Por los siglos de los siglos, Amén

¡Viva Chávez!

Sin saberlo, es de Dios que hablamos y hemos hablado los venezolanos en los último años. Con razón no hemos encontrado, ni encontraremos nunca, puntos comunes y soluciones.


MIL CAMINOS

INVITACIÓN- NO SE LO PIERDAN!!


martes, 2 de septiembre de 2014

domingo, 31 de agosto de 2014

NUEVO VIDEO- EN BUSCA DEL VOTO- TRUJILLO

Se viene calentando de a pocos las elecciones provinciales en Trujillo, y esta vez nos tocó estar en la emblemática Plaza de Armas, donde nos encontramos con una serie de personajes trujillanos como Omar Aliaga, José Luis Aguero, Fermín Villena, Christian Oliva, entre otros, quienes nos dieron sus impresiones sobre el ambiente electoral.

Aquí el videito.

PASA LA VOZ..


DIPLOMADO AGRONEGOCIOS- UPT

miércoles, 27 de agosto de 2014

martes, 26 de agosto de 2014

lunes, 25 de agosto de 2014

FOTOCHEK ELECTORAL- TRUJILLO


Por Johnson Centeno.-

La campaña política en Trujillo se viene calentando de a pocos, y sus principales actores empiezan a perfilarse en una carrera que no tienen favoritos, donde cualquiera puede pasar a la final o desbocarse por el barranco del fracaso estrepitoso, hasta una próxima elección. La mesa está servida y empieza el juego de cartas. Veamos algunos de ellos sin orden en particular.

ACUÑA: CUANDO LA “PLATA COMO CANCHA” NO BASTA. 

Su campaña ha empezado con buenos fajos de billetes dispuestos en publicidad radial, televisiva y todo tipo de merchandising, que distribuyen selectivamente cientos de cuadrillas de muchachos de su universidad a lo largo de diversos sectores de Trujillo y distritos. En realidad, Acuña se ha enfrascado en una elección de alcance nacional, y las justas electorales de estos pagos son solo un ápice de su estrategia política, que incluye medios afines (comprados o alquilados), pasquines semi clandestinos y una bien montada maquinaria en redes sociales que trabaja las 24 horas del día. Pero el derroche de dinero no le asegura el triunfo electoral, al menos no esta vez. Con un hijo y una ex esposa en el Congreso, un hermano en la región vecina, un desgaste natural por verlo hasta en la sopa, y una trayectoria académica y empresarial con pocas certezas (el JNE le acaba de abrir una investigación por falseamiento de datos en su hoja de vida: al parecer no tendría secundaria completa), se prepara para afrontar el tramo más complejo de la campaña frente al dinosaurio del APRA, donde ni su plata ni Rigoberta Menchú lo van a salvar en una probable confrontación de ideas, donde por supuesto tiene las de perder dado su escasa tolerancia dialéctica. Obviamente, su principal fortaleza radica en las obras tangibles que se pueden ver a lo largo y ancho de la ciudad, que buscará que sustituyan a su pobreza expresiva, junto a millonarios shows que se vienen preparando para la ocasión. Esta vez el cambio va para la región, promete en sus afiches, ante un electorado que no es el pobrecito de antes, y que esta vez —esperemos— le exigirá un poco más que “obras como cancha”.


MURGUIA, “EL POBRECITO”. 

Verlo por el centro de Trujillo repartiendo personalmente sus volantes da penita: el viejito que sirvió a Trujillo por tantos años quiere atornillarse en el poder, seguir con la mamadera, seguir devolviendo presupuestos y alabando la ineficiencia, la corrupción y el atraso. Y para eso apela a la compasión como estrategia de campaña. Chiste viejo. Murgia declaró ante el JNE que solo es dueño de una camioneta y su casita de Grau, pero al parecer “sería dueño de todo un emporio, llamado Grupo Murgia, que tiene constructoras, inmobiliarias, productoras agroindustriales y otros negocios afines” (La Última, II, Nro. 12, p. 6). Y otra vez ha dicho que esta será la última vez que se presente a una elección, que esta sí es la última, la ultimita, la última última. Murguia presiente una derrota, se le ve en su rostro, pero quiere hundirse con el partido al que le debe todo lo que es; no como los grandes líderes que se van a la tumba y trascienden su praxis y filosofía, sino como un dictadorzuelo que evitó a toda costa que otros surjan y sirvan de recambio para una nueva generación de servidores públicos. El contraste que sugiere su fingimiento se cae a pedazos cuando uno observa el nivel de sus promesas, que son las mismas de hace 20 años, que Chavimochic, que carreteras, que integración, que trabajo y salud para los trujillanos y liberteños. Lo que celebramos es que haya decidido (también una de sus cábalas al filo de una campaña) correr solo y no acompañado de sus candidatos a consejeros regionales —sería demasiada conchudez—, la mayoría de ellos buenos para poco, protegidos de su nombre y apellido. En una reciente entrevista a un analista político, frente a una de mis preguntas de a dónde mandaría al caballero Murgia si pudiera regalarle un pasaje, me respondió que a la sierra liberteña (donde supuestamente Murguia tiene sus mejores devotos); pues yo lo mandaría un poquito más lejos: a Dubai o a Abu Dhabi, que conozca el mundo, que nunca es tarde, a ver si en la próxima elección puede dejar de hacerse el “pobrecito”.


ELIDIO: EL PISTOLERO PREOCUPADO. 

Lo más cercano a un ‘outsider’ que hemos tenido en los últimos años, al mismo estilo de Ciudad Gótica: mientras él vestía el uniforme policial fue una amenaza para el hampa organizada, encabezando una patrulla de aniquilamiento selectivo que se llevó de encuentro a choros de toda laya, incluyendo algunos desgraciados inocentes que se cruzaron en su camino. La justicia lo sentó en el frío banquillo de los acusados, recibiendo visitas de algunos fracasados políticos que le vendieron el cuento de la impunidad y el juicio a la medida, entre ellos un defensor de peligrosos delincuentes y prostitutas, conocido por su suciedad y su travestismo ideológico (“estás hablando con el pastdecano, mi hermano…”). El proceso judicial no detuvo sus nuevas aspiraciones políticas, y ensayó una original performance para seguir en los titulares, desbaratando bandas delincuenciales a punto de llamadas por celular, acompañadas de cámaras de TV. Más tarde, ya de civil, está dispuesto a seguir la lucha contra la delincuencia a todo cuartel, prometiendo cambiarle el rostro a su ciudad. Emocionante. Elidio Espinoza se suma a una larga lista de candidatos y autoridades públicas que tienen un pasado que de alguna forma lo condena, relacionado con muertes o ejecuciones (Ollanta, Alan, Urresti, etc.). Con él se cumple aquella frase que dice que todo político que se respete tiene sus muertitos en el ropero. Su preocupación es consecuencia directa de su verticalidad y soberbia: al parecer, algunos grupos menores no están dispuestos a prestarle su apoyo (ni ahora ni en segunda vuelta), sino que sus emisarios ni siquiera saben articular una estrategia de comunicación. Además de ello, su crecimiento en la aceptación se ha detenido, a pesar de sus trotes diarios por diversos lugares, obligando a sus asesores a suavizar sus líneas programáticas. Dicen que la plata no le llega sola, y que algunos de sus financistas vienen del lado más oscuro; algo de razón debe haber, pues un modesto ex policía no podría solventar con su bolsillo los gastos que le viene demandando la organización y logística de su campaña, la más espectacular (visto el tiempo que lleva), después de Acuña. La cosa se pone color de hormiga para él, y acaso podría costarle la elección.



 SANTA MARÍA: DEL PUB ‘TINAJAS’ A LOS BARRIOS POBRES. 

Luis Carlos Santa María, “Luca” para los amigos, es el hijito de papá que según Wikipedia (la “rica Vicky”), desde “los nueve años acompañaba a sus padres a las actividades que desarrollaba el Sector 17 de la Urbanización California perteneciente al Comité Distrital de Víctor Larco, en donde apoyaba en las labores manuales y logísticas de las campañas electorales, siendo el máximo reconocimiento al que aspiraba en ese entonces, el poder desfilar vistiendo la boina roja frente al estrado acondicionado para los mítines en la Plaza de Armas de Trujillo. Durante la gestión de su padre como Alcalde de la Municipalidad Provincial de Trujillo (1984 -1986), aprovechaba los fines de semana para compartir con él sus visitas a los Asentamientos Humanos y distritos menos favorecidos de la ciudad, aprendiendo desde niño a comprender la pobreza más allá de las propias comodidades”. En realidad, la mayoría lo recuerda los fines de semana en las Tinajas o discotecas de moda, pero seguramente al siguiente día se levantaba muy temprano para visitar los pueblos jóvenes de alrededores y solidarizarse con su pobreza. Luego se ponía uno de sus ternos y se iba al local del partido, donde era un militante más, dispuesto a ganarse un lugar en las listas de contienda aprista, insuflado por la doctrina y sentimiento de Haya de la Torre. Pero la verdad es que Luis Carlos siempre ha crecido a la sombra de su papi, el recordado “zapatito blanco”, quien hasta ahora lo acompaña a sus mítines y presenta a todo el mundo como su sucesor. Su desempeño en la Municipalidad, como regidor, fue trocando del mutismo absoluto (lo bautizaron como “el mudo”) hasta intervenciones esporádicas en temas de orden secundario. Al menos tenía algo de sobriedad en sus intervenciones, a diferencia de sus colegas apristas, furibundos especialistas en el pataleo y los malos modales que, sumado a las limitaciones de un dictadorzuelo burgomaestre, convertían a veces la comuna en un callejón de siete puñaladas. Las formas dicen que Luis Carlos fue elegido por las bases apristas, pero lo cierto es que su candidatura es un ‘fantoche’ para “lavarle la cara” al partido, dado que los postulantes visibles tenían sus anticuchazos, lo cual comprende y asimila porque cojudo no es. Luis Carlos, por tanto, llega a refrescar el escenario político en este su momento histórico, seguramente con las mejores intenciones, pero acompañado de una serie de personajillos harto cuestionables, incluyendo uno con sonrisa de hiena y que apenas sabe fajarse. El hecho de ser “hijito de papi” y aparecer casi todos los días en el vespertino Satélite no le asegura la elección. La gente de su partido ha comenzado a dividirse, y ha entendido la maquinación de su candidatura, aunque de todos modos le dará su voto disciplinado, pero no es suficiente para ser alcalde. Lo mejor será que se vaya haciendo un nombre propio, no a la cálida sombra de su padre. Así tal vez tenga éxito en su próxima batalla electoral que sí le quita el sueño: el Congreso de la República, su próxima parada y verdadera intención.

viernes, 22 de agosto de 2014

EN BUSCA DEL VOTO/ 2014/ ENTREVISTA CARLOS ORTECHO

Iniciamos una ronda de Notas y Entrevistas sobre el acontecer político 2014 en Trujillo, y lo hacemos con Carlos Ortecho, Consultor y Docente Universitario que siempre tiene un enfoque distinto sobre los actores y sus circunstancias, de cara a las elecciones de octubre del presente año. Que lo disfruten


martes, 19 de agosto de 2014