VIDEITOS MANDAN

Loading...

lunes, 27 de enero de 2014

6 PUNTOS A FAVOR DEL PERÚ EN LA HAYA

Por SEBASTIAN ORTIZ MARTÍNEZ

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya fijó hoy los límites marítimos entre el Perú y Chile, luego de un proceso que demoró seis años. Según lo establecido por el tribunal, nuestro país ha ganado casi 50.000 metros cuadrados de mar. Ambos gobiernos han aceptado la resolución y han reiterado que la acatarán, aunque desde Santiago no estén de acuerdo.

Durante la lectura del veredicto, el presidente de la CIJ, Peter Tomka, ofreció detalles sobre la decisión final, que a continuación pasamos a desarrollar:

1. EN EL 52’ NO SE DELIMITÓ NADA

Según la sentencia del tribunal internacional, la Declaración de Santiago, firmada en 1952 por el Perú, Chile y Ecuador, “no llevó a cabo una delimitación marítima general”.

"Éste no hace referencia expresa a la delimitación marítima ni frontera lateral. Se suma la falta de información, como coordenadas. Pero, en su apartado cuarto incluye ciertos elementos pertinentes de la delimitación marítima internacional", señaló Peter Tomka.

El juez agregó que la Declaración de Santiago solamente tiene como finalidad la protección de recursos vivos y delimitar zona insular, pero no representa que ambos países haya convenido el límite marítimo.

2. “FRONTERA A TODOS SUS EFECTOS”

Seguidamente, Tomka dijo que el instrumento suscrito en 1954 sí representa un acuerdo fronterizo “en todos los efectos” y no solo en el sector pesquero. "El convenio solo establece el acuerdo tácito. No indica la naturaleza de la frontera marítima ni sus dimensiones. Solo que la frontera marítima va más allá de las 12 millas marítimas desde las costas", añadió.

El titular de la CIJ indicó que el documento del 1954 “no hace más que establecer, grabar en piedra el acuerdo tácito (entre Perú, Chile y Ecuador)”. Además, consideró que el retraso de Santiago en la inscripción de este documento ante las Naciones Unidades “no respalda” el argumento peruano de que este no tenía importancia para ese país.

En este punto, La Haya acogió el argumento del Perú respecto a entender que la delimitación de la frontera marítima requiere la "contextualización de asuntos especiales".

3. PROYECCIÓN DESDE HITO N°1 

La Corte Internacional de Justicia también concluyó que la frontera marítima, sellada “en piedra” en el instrumento del 54’, parte desde el Hito N° 1 y no desde el Punto de la Concordia, como era la tesis peruana. Desde esta zona se traza una línea que se extiende mar 80 millas. A esta situación se le conoce como ‘costa seca’. En la práctica, a los largo de 200 metros el mar será de Chile, pero el territorio se mantendrá a manos del Perú.



4. LA NUEVA DELIMITACIÓN 

Si bien el fallo de CIJ aceptó la tesis chilena de que la demarcación de la frontera marítima para en tierra del llamado Hito N°1, fijo que esa línea paralela solamente se extiende por 80 millas, unas 120 millas menos que las postuladas por Chile. Desde ese punto, la frontera es definida por una línea equidistante a las costas, como pedía el Perú.




Según señaló el presidente Ollanta Humala en su mensaje a la nación, con la nueva frontera, el Perú "incorporará aproximadamente 50.000 kilómetros cuadrados de mar".

Humala Tasso también precisó que el hecho de que la delimitación parta del Hito N°1 “no afecta ni prejuzga la intangibilidad de la frontera terrestre establecida en el Tratado de 1929, que fija su inicio en el punto Concordia. La corte no se ha pronunciado sobre la frontera terrestre”.

5. LA POSICIÓN CHILENA 

Tras analizar la nueva delimitación marítima, el presidente chileno Sebastián Piñera afirmó que su país “discrepa profundamente” con el fallo de la CIJ.

Piñera calificó la sentencia como "una lamentable pérdida para nuestro país", pero recordó que "las decisiones de la Corte son vinculantes y los dos países se han comprometido a cumplirlas".

A su turno, la mandataria electa Michelle Bachelet añadió que, sin perjuicio del fallo, trabajará "para que la paz y la cooperación marquen la relación entre Chile y Perú". También abogó por una implementación “gradual” y “coordinada” con Lima.

6. ¿PESCADORES DE TACNA BENEFICIADOS?

El presidente del Sindicato de Pescadores Artesanales Morro Sama, David Patiño, consideró que la sentencia no los beneficia. "Los pescadores (artesanales) no pueden costear el traslado hasta la zona que han considerado en el fallo. Supongo que eso beneficiará a la pesca industrial que tiene las embarcaciones y el equipo necesario. Solo les digo que el pescador artesanal no ha ganado nada", aseguró.

domingo, 26 de enero de 2014

viernes, 24 de enero de 2014

domingo, 19 de enero de 2014

¡CABEZAS DE CACEROLA!


En un pulido artículo publicado en La República, Mario Vargas Llosa denuncia, por “falso”, el argumento según el cual la asociación entre El Comercio y Epensa en el mercado del papel periódico “carece de connotaciones políticas y resulta únicamente de la eficacia y talento con que han sabido vender su “producto” en el mercado informativo.” Dice el nobel que, “para semejante razonamiento, no hay diferencia entre un órgano de prensa y “produ

ctos” como las cacerolas o los jugos de fruta.”

Así, advierte el escritor, los periódicos no pueden ser medidos con la misma vara que las cacerolas que conquistan mercados sacando a competidores de escena porque ello supondría el eclipse de la libertad, ya no de comprar en la diversidad, sino de pensar. El beneficiario final de los emprendimientos intelectuales y morales del escritor sería así el ciudadano al cual hay que proteger de ser lobotomizado por la “concentración de medios”.

Es terrible la hipótesis de que un vehículo de circulación de ideas como un periódico sea puesto en el mismo container que las cacerolas. Aún más terrible resulta, sin embargo, comprobar que, de acuerdo a las buenas intenciones intelectuales y morales del escritor, son los lectores los que tienen “cabeza de cacerola”. Porque, queridos amigos, esa es la última ratio que subyace al razonamiento de Mario Vargas Llosa y de todos aquellos colegas preocupados por la salud mental y ciudadana de los lectores. Para aquéllos, éstos en su mayoría inmensa, no serían más que débiles mentales arriados de las narices por las portadas, informaciones y opiniones políticas e ideológicas de los diarios que dominan el mercado.

La realidad, sin embargo, dice todo lo contrario. Y esto es lo fascinante de los debates en los que las hipótesis y los hechos concluyen no en opiniones, sino en verdades.

Como no hay mayor razón para dudar de que las preferencias on line son distintas de las generadas por un periódico en la mano tomemos un día al azar. Miércoles 15 de enero. EL COMERCIO. Portada impresa:SALIDA DE ECHAÍZ DE FISCALÍA ALLANA RUTA DE RAMOS HEREDIA. Noticias más leídas: 1.Jen Setler: La reina del fitness que ha paralizado Nueva York (189,977 vistas). 2. Así se veía el Centro de Lima desde el cielo en 1960 (137,350 vistas). 3.- Muere al subir a juegos mecánicos en Costa Verde (55,062 visitas). 4.- Autos más impresionantes del Salón de Detroit (54,361 visitas). 5.- Viajes en el 2014: Mira 5 destinos favoritos para ti (51,294 visitas). CORREO. Portada impresa: ENFRENTADOS: Ministro del Interior discrepa con ley promulgada por jefe de Estado. Noticias más leídas: 1.- Denuncian muerte dentro de flamante parque de diversiones. 2.- Carta de niña fallecida a su “otro yo” conmueve redes. 3.- Fotógrafo capta muerte de mujer por rayo. 4.- Nuevo caso de acoso de Álamo Pérez Luna. 5.- Bromas de bebé diabólico aterroriza calles de Nueva York. PERÚ 21. Portada impresa: FISCAL ECHAÍZ ALERTA DE PLANPARA ELEGIR A PRIMO DE NADINE EN FISCALÍA DE LA NACIÓN. Noticias más leídas: 1.- Mujer muere por impacto de un rayo y fotógrafo capta los hechos. 2.- Jen Setler, la reina de fitness, fascina con su tonificada figura. 3.- Vía Parque Rímac: Drone ofrecido a proyecto se estrella en el vuelo de prueba. 4.- Balón de Oro 2013: Los mejores memes de la ceremonia. 5.- El desnudo total de Kate Moss para Playboy sin censuras. LA REPÚBLICA. Portada impresa: BRONCA EN LA FISCALÍA ENTRE ECHAÍZ Y PELÁEZ: Noticias más leídas: NO HAY INFORMACIÓN (eso explicaría muchas cosas con referencia a la importancia que ocupan los lectores en ese diario).

Esto no es una excepción. Es la regla de toda la semana en la que ninguna noticia elegida por 80% del mercado de diarios como relevante para los directores, editores o dueños como tema de agenda pública ha sido considerada por los lectores on line entre las 10 —¡sí, 10!— más leídas del día. ¿Dónde quedó pues el peso de ese mercado concentrado en imponer sus visiones políticas de la vida y el mundo? ¿Dónde las portadas y sus temas del día? En otras palabras el público, a diferencia de lo que parece pensar Mario Vargas Llosa, no tiene cabeza de cacerola. Pone en la basura lo que no le gusta y lee lo que le gusta. Que lo que lea no tenga las luces de un Vargas Llosa es un problema bien distinto.

Y así, al final del día lo único que va quedando claro es que si alguien tiene cabeza de cacerola son todos aquellos que ven la libertad, voluntad y decisión del público como una pulpa que se puede exprimir como un jugo de frutas. La verdad de los hechos demuestra cuán equivocados están.



viernes, 17 de enero de 2014

lunes, 13 de enero de 2014

VARGAS VS. VARGAS



Los súcubos de la política peruana se las han arreglado para que mi padre y yo tomemos, con el cariño y la lealtad familiar de siempre, posiciones discrepantes sobre el gobierno de Ollanta Humala y el conflicto desatado tras la adquisición del Grupo Epensa, conglomerado de diarios, por parte del Grupo El Comercio en lo que atañe a la producción y comercialización (no a los contenidos).

El Grupo La República, tercer conglomerado de prensa escrita, que pretendió originalmente hacerse con Epensa, cuenta con el respaldo público del Presidente Humala en su pretensión, materializada a través de una acción de amparo planteada por ocho periodistas, de impedir la adquisición realizada por El Comercio. Los críticos de la operación exigen límites a lo que llaman “concentración” de medios escritos y acotar el universo de lectores que un grupo puede abarcar.

Planea sobre el Perú una amenaza contra la libertad de empresa y de expresión en los medios impresos. Como pasó en la Argentina de los Kirchner, el gobierno, otros actores políticos o una judicatura bajo presión del Ejecutivo y sus aliados pueden acabar lesionando la libertad. Pretenden introducir en el modelo peruano, imperfecto pero exitoso, modificaciones que lo desfigurarían.

La República, que tiene la sexta parte del mercado de diarios y es afín al gobierno, intentó comprar Epensa, que abarca algo más de la cuarta parte y mantiene una línea de oposición. La operación contaba con el beneplácito de los accionistas mayoritarios, pero no de quienes tenían el 44 por ciento y gestionaban la empresa. Estos recurrieron a El Comercio para adquirir la mayoría. El acuerdo al que llegaron dio a El Comercio el 54 por ciento de Epensa en lo que respecta a la parte operativa y comercializadora; mediante una sociedad paralela, se acordó que los gestores de Epensa seguirán controlando los contenidos de sus diarios.

Desde el punto de vista comercial, la única diferencia entre la operación que pretendía realizar La República y la que se consumó es ésta: en lugar de que dos grupos representen, cada uno, casi una mitad del mercado (lo que hubiera sucedido si Epensa acababa en manos de La República), ahora un grupo, El Comercio, abastece a tres cuartas partes y el resto sigue igual. A lo cual hay que añadir que La República y El Comercio son socios en Plural TV, por lo que si hubiera prosperado la iniciativa original de La República, el mercado habría quedado dividido en casi dos mitades, a manos de dos empresas que son socias en un canal de televisión abierta y otro de televisión por cable.

A diferencia del aspecto comercial, desde el punto de vista político, la diferencia entre lo que hubiera sucedido si La República, cercana al gobierno y con tendencia de centroizquierda, adquiría Epensa y lo que sucede ahora es muy significativa: en el primer caso, casi una mitad del mercado de periódicos estaría abastecida por un grupo cercano al gobierno. En cambio ahora, nada ha cambiado, porque la línea de Epensa y la línea de El Comercio se manejan por separado. Hoy tienen coincidencias en su línea crítica frente al gobierno. Ambos apoyaron a Keiko Fujimori en la segunda vuelta de 2011, pero no está claro que vuelvan a hacerlo ni que vayan a coincidir en sus preferencias pasado mañana. En el mercado de periódicos, la composición de fuerzas desde el punto de vista político no ha sufrido variación. A lo que hay que añadir que la mayor parte de la cuota de mercado de ambos grupos está determinada por sus diarios populares, no los políticos.

A partir de la compra frustrada, La República inició una impactante campaña para denunciar la “concentración” del mercado de periódicos. Sus argumentos contra El Comercio son también, por lo expuesto anteriormente, argumentos contra sí mismo. Pero la campaña movilizó a un buen número de adversarios de El Comercio, entre ellos valiosos periodistas que en su día fueron despedidos o renunciaron, e instaló en el imaginario la idea de que un grupo tiene el cuasi monopolio de las comunicaciones. El argumento detrás de la acción de amparo en poder de un juzgado constitucional es que viola el artículo 61 de la Constitución, según el cual la prensa, la radio y la televisión no pueden “ser objeto de exclusividad, monopolio ni acaparamiento” por parte del Estado ni los particulares.

El aspecto político de esto cobró una dimensión muy perturbadora cuando Humala se amparó en unas declaraciones de mi padre contra la operación entre El Comercio y Epensa (a pesar de que en ellas había dejado en claro que se oponía a una intervención política) para secundar abiertamente la acción de amparo. Ello, en un país con una ingrata y reciente historia de tribunales sometidos a la presión del poder. También pidió la intervención del Congreso -donde junto con sus aliados suma mayoría y no tiene problemas para ganar votaciones-, refiriéndose a El Comercio en términos parecidos a los que usa el gobierno argentino contra el Grupo Clarín, con la inevitable metáfora de los cefalópodos tentaculares. La amenaza salió como flecha del carcaj y se incrustó en el blanco: “Ahorita no es ilegal”, sentenció el mandatario, la operación entre El Comercio y Epensa.

A pesar de que la SIP emitió un comunicado advirtiendo a Humala que no debe inmiscuirse en la disputa, el oficialismo siguió en campaña contra la “concentración” de medios. Han surgido iniciativas legislativas ojerosas, como la del Frente Amplio, agrupación de izquierda vinculada a un ex primer ministro de Humala con aires setenteros que pide “regular la información”. El ambiente se ha crispado como en la segunda vuelta: todo aquel que no apoye la intervención es un “fujimontesinista”.

La figura del acaparamiento y el monopolio es un absurdo en este caso (para no hablar de lo obsoleta que resulta en la era informática). El acaparamiento tiene sentido cuando se habla de licencias y frecuencias, no cuando se habla de lectores de diarios. A menos que El Comercio encadene a sus lectores a su edificio en el Jirón Miró Quesada, no se ve cómo podría “acapararlos”. Hace una década, La República abarcaba una cuota de mercado tres veces superior a la de su rival. Como no había “acaparamiento”, las cuotas de todos los participantes sufrieron variación: algunos lectores migraron de unos diarios a otros y surgieron muchos nuevos. En ese proceso, la creación de medios desde cero, sólo uno de ellos político y los otros de muy diverso tipo, permitió al grupo hoy dominante ampliar su cuota y alcanzar esa posición.

Los que quieren una intervención del Estado -por la vía judicial o legislativa- contra el libre mercado se aferran al artículo 61 de la Constitución. Pero ese artículo amalgama cosas distintas: diarios, televisión, radio y otros servicios. Que el tratamiento de las distintas áreas debe ser diferente se confirma en el mero hecho de que la legislación hoy sólo aplica límites en el campo televisivo y radial, y no en el escrito. El artículo está redactado con cierta torpeza, pero su espíritu es inequívoco: se opone a que alguien abuse de una situación dominante y a que imponga barreras de entrada ilícitas a terceros. No permite el acaparamiento de aquello -se entiende- que sea acaparable.

El mercado de lectores no es un animal inerte, una materia finita o exclusiva. No hay barreras de entrada que impidan a nadie poner un diario, razón por la cual hay hoy 60 diarios en el Perú (también hay muchos canales de televisión de señal abierta, sólo uno de los cuales es del principal grupo de periódicos en sociedad con su rival, La República). Puede decirse que la propia legislación de televisión y radio recoge la ausencia de límites al número de lectores que puede tener un grupo de prensa escrita, pues no pone topes al número de televidentes. Nada impide que La República use los 17 millones de dólares que iba a utilizar para comprar Epensa creando diarios que desplacen a los de El Comercio.

El artículo quincenal de mi padre que el diario El País revende en distintos lugares emigró de El Comercio a La República en 2011. Supongamos que ese hecho hubiera provocado un aumento de la cuota de mercado de La República ligeramente por encima de la que una hipotética limitación intervencionista le hubiera fijado como tope. La República hubiera tenido que renunciar a los derechos sobre los artículos de Mario Vargas Llosa o vender uno de sus diarios. Un perfecto absurdo.

El intervencionismo nace de una idea errónea del monopolio. Durante siglos, la concepción del monopolio fue la correcta: un privilegio que confiere el Estado. Así se lo entendió en la Inglaterra de los siglos XVI y XVII, donde los liberales denunciaron los privilegios que confería la Corona. En el siglo XVIII, Lord Coke enunció esta concepción al hablar de “un privilegio concedido por el rey” que “restringe la libertad previa de otras personas y obstaculiza su comercio”. Sólo en el siglo XIX surgió, impulsada por socialistas e intervencionistas, la idea de que el monopolio significaba un vendedor único o dominante que impedía la competencia. Hasta que la Escuela Austríaca de Economía, gracias a Mises y Hayek, hizo polvo esa aberración, explicando que una empresa dominante, si no está protegida por barreras de entrada ilícitas, vive siempre bajo amenaza. Como lo prueba la cambiante fortuna de los grupos de periódicos en el Perú.

El campeón del mercado es el consumidor. Los mercados tienden hacia la consolidación por razones de eficiencia, pero nada garantiza el éxito permanente a los dominantes. Quienes usan el índice Herfindahl para medir la concentración de los diarios en el Perú miden algo inútil, porque todo puede cambiar gracias al capricho del lector. Aun así, el índice no abona en favor de los intervencionistas. Hice mis propios cálculos (el índice consiste en elevar al cuadrado cada cuota de mercado expresada como fracción y luego sumarlas todas: el máximo de concentración es 1 y el mínimo, 0). El resultado actual, algo más de 0,6, está muy lejos del monopolio (que sería 1); el que se habría dado si La República hubiera comprado Epensa, 0,43, no es muy distante del que hoy denuncia.

Los intervencionistas han invocado ejemplos internacionales. Su información es errónea y en ciertos casos confunde los límites a la adquisición de televisiones por parte de grupos de prensa escrita con topes a la cuota permitida a un grupo.

Es falso que en Estados Unidos haya límites preestablecidos. El mercado no es nacional: está fragmentado por ciudades. En el 97 por ciento de ellas hay un solo diario. En España no hay cuota de mercado máxima para los diarios o grupos. Lo único que hay, pero esto vale para cualquier industria, es una Comisión de la Competencia que supervisa fusiones. En Alemania tampoco hay cuota máxima. Ni en Reino Unido: la ley de 2003 sólo impide a quien tenga más de 20 por ciento acceder a un determinado porcentaje del mercado televisivo. Rupert Murdoch “acapara” más del 35 por ciento del mercado y los dos grupos principales rondan el 60 por ciento.

El único ejemplo correcto usado por los intervencionistas es el de Francia, donde hay un límite de 30 por ciento. ¿Cuál ha sido el resultado de esa y otras medidas antieconómicas? Nada menos que la quiebra virtual de la industria, que hoy sobrevive gracias a ¡los subsidios del Estado!

En la Argentina del siglo XIX, el gran liberal Juan Bautista Alberdi escribió: “La prensa es un poder no delegado que el país retiene para ejercerlo él mismo”. Hago votos para que en el Perú la guerra de los medios no acabe dando a Humala y su mujer, la impaciente Nadine Heredia, el pretexto para convertirla en un poder delegado.


domingo, 12 de enero de 2014

jueves, 9 de enero de 2014

lunes, 6 de enero de 2014

EL CULTIVO DE LA ÉTICA PERIODÍSTICA


Por Ricardo Hepp.- La Tercera

DESPUES de leer los recuentos del año que dejamos atrás, parece conveniente destinar unos minutos para reflexionar sobre la inquietante realidad de lo que ocurre con la libertad de prensa en varios países de nuestro entorno continental. El veredicto resulta poco halagador para los medios, pero el problema reviste mayor gravedad si consideramos que quienes sufren realmente la ausencia de esta libertad son las audiencias: los lectores de diarios y el público que ve y escucha televisión y radio. Este quebranto deteriora también las libertades de opinar y de decidir.


Es probable que en algunos países hayan sido los propios medios los responsables de lo ocurrido, porque más allá de su función informativa y de opinión, terminaron operando como poderosos cuerpos políticos, más interesados en sus propios beneficios que en el de las audiencias, a las que debían servir. Eso llevó a que los enemigos de una sociedad libre demandaran regulaciones estatales para los medios y exigieran legislar para proteger la privacidad ante la intrusión periodística, y garantizar el derecho a respuesta para las personas que sean agredidas o expuestas de manera injusta en las páginas de un diario, en la radio o en la televisión.

Pero la solución para las infracciones éticas jamás ha ido de la mano de una mayor regulación del aparato oficial. Las medidas que haya que adoptar para asegurar la vigencia de las libertades de prensa y opinión, y salvaguardar la imagen del periodismo, deben ser autorregulatorias. Esto es, que surjan de las propias filas de los medios y asociaciones periodísticas, y no sean impuestas por el gobierno de turno.

Cuando el público pierde confianza en el fervor de los medios por autorregular el ejercicio profesional, la consecuencia suele ser la intervención gubernamental, como de hecho ha ocurrido en muchos países en el curso del año pasado.

El deterioro o la ausencia de la libertad de prensa es lo que diferencia a un sistema democrático de uno autoritario. En una sociedad civil democrática, el ejercicio de las libertades demanda responsabilidad: que las instituciones y los individuos respondan por sus acciones. El difícil equilibrio entre libertad y responsabilidad pasa, necesariamente, por considerar el interés de los demás, y es por eso que los periodistas deben estar preparados para defender sus actuaciones sobre la base de sólidos principios éticos y estar disponibles para explicar sus decisiones al público. La falta de voluntad de hacerlo puede percibirse como arrogancia: los periodistas deben ser percibidos como servidores de las audiencias y no como servidores de sus propios intereses.

Así, en una sociedad democrática como la nuestra, mantener la libertad de prensa depende de la autorregulación y del cultivo sostenido de la ética periodística.

A eso de las cinco...

La falta de precisión es una preocupación que plantea la lectora Blanca Ríos, de Temuco. Señala que en La Tercera, y también en otros medios, ella lee y escucha con frecuencia que “el encuentro se jugará a eso de las 17 horas” o que “los ministros se reunieron con el Presidente a eso de las 10 de la mañana”. También indica que le parece impreciso decir que “los diputados sesionarán a partir de las 16 horas”, y pregunta: “¿Quién vela por el buen uso del idioma?”.

Son los editores y los propios periodistas quienes filtran en el diario los errores, vicios del lenguaje e imprecisiones, y velan por el rigor periodístico. Quizás fue la falta de puntualidad -una característica frecuente a nivel nacional- la que determinó que nuestro periodismo se apropiara de esas formulaciones tan vagas. Antes, sencillamente, se decía o se escribía: “El partido se jugará a las 18 horas” y “los diputados sesionarán a las 14 horas”. Lo importante del mensaje -nos explica un filólogo- radica en señalar el momento en que comienza el partido, el espectáculo o la sesión. Sólo al día siguiente podremos comentar si las reuniones o los encuentros se iniciaron puntualmente o no.


sábado, 4 de enero de 2014

ARDILLA ROBA AVIONES

MARIHUANA LEGAL


Colorado es un pequeño Estado de apenas cinco millones de habitantes que puede marcar, sin embargo, un punto de inflexión en la política represiva que Estados Unidos ha aplicado históricamente al consumo de drogas. (elpais.es)

Es significativo que hayan sido Uruguay y Colorado, dos territorios de América —un continente especialmente castigado por la criminalidad y la corrupción que genera el narcotráfico—, los dos primeros del mundo cuyas autoridades admiten el cultivo, la comercialización y consumo de marihuana, controlando, por tanto, el mercado de una sustancia que no es inocua. Uruguay lo hizo en diciembre. Colorado ha estrenado su ley el 1 de enero. Ambos se van a beneficiar de una nueva recaudación vía impuestos y van a servir de laboratorio de esa nueva política sobre las drogas que cuenta
con una creciente permisividad social y sobre la que reflexionan la ONU, la Organización de Estados Americanos y algunos mandatarios políticos.

En Europa existen las experiencias de Holanda, Bélgica, Portugal y algunas capitales europeas. Estados Unidos, principal consumidor de estupefacientes, no se ha pronunciado en conjunto a favor de explorar otras alternativas que reduzcan la violencia asociada al tráfico ilegal y aumenten la seguridad de los consumidores, pero no se descarta que Alaska y Arizona sigan ahora los pasos de Colorado. Pronto se sumará el Estado de Washington y el de Nueva York lo está considerando. Son iniciativas políticas que responden a una estrategia más avanzada, que está obligando al Gobierno federal a reconsiderar su posición.

Frente a tales corrientes, alentadas por el fracaso de las políticas represivas, España se dispone a aumentar las multas y eliminar la posibilidad de acogerse a programas de desintoxicación. Es un error que ciertos expertos vienen señalando desde hace tiempo, por entender que una mayor severidad en la persecución no reduce el consumo y que esa tolerancia cero oficial permite actuar a las mafias del narcotráfico, deteriorando las estructuras de un país democrático.

Es imprescindible que los Gobiernos lancen paralelamente campañas de concienciación sobre los riesgos de la droga, con aproximaciones terapéuticas al problema. Lo que no se debe hacer es cerrarse, sin más, a las nuevas estrategias sociales.


viernes, 3 de enero de 2014

BALEAN A HERMANO DE CÉSAR ACUÑA EN TRUJILLO


Óscar Acuña, hermano del alcalde de Trujillo, César Acuña, resultó herido tras ser asaltado esta tarde por un grupo de ‘marcas’ en la cuadra uno del pasaje Víctor Hernández, en la Ciudad de la Eterna Primavera.

En el ataque falleció el agente de seguridad de Óscar Acuña, el policía en actividad Alex Pretel Cabrera (30), quien llegó cadáver a la clínica Sana. El agente PNP era un suboficial técnico de segunda.

Según versiones policiales, Acuña fue interceptado por los delincuentes cuando se encontraba a bordo de su camioneta. Habría recibido dos balazos y su estado de salud sería grave.

Los delincuentes fugaron con un botín, cuya cantidad aún se desconoce. En el lugar del asalto, policías recogen casquillos percutados e investigan los hechos.