VIDEITOS MANDAN

Loading...

lunes, 8 de junio de 2015

¡NO ME VENGAN CON UNA IZQUIERDA DECENTE!


Por: Luis Alberto Pacheco Mandujano.- (Respuesta a El Dorado)

La experiencia de los años nos verifica, como señala el autor del lacónico y epifenoménico artículo que nos haces llegar, que la derecha gobierna para sus intereses, acción en la cual comete toda clase de atropellos y vilezas. En ello "nihil novum sub sole". Es algo de esperar. 

Es más, hasta podríamos decir que la derecha ni siquiera es hipócrita: cumple su tarea muy bien y aplicadamente, porque impulsa un mediocre desarrollo mientras roba el erario para sus fines particulares. Esa es su razón de ser, caracterizada en la frase acuñada por el estúpido y adormecido imaginario popular y que Susana Villarán supo usar muy bien para atacar a su otrora oponente Luis Castañeda Lossio, hoy redomado alcalde de Lima: "roba pero hace obra"

Castañeda encarna, por eso, la realidad del sentido político gubernamental de la derecha a la que pertenece. En esto no hay realmente problema, porque no hay novedad.

El problema radica en que cuando la izquierda gobierna, roba más que la derecha y, peor aún, para hacerlo, llega al puesto del saqueo "en nombre del pueblo, de la democracia y de los más necesitados". Y si no roba, realmente porque hasta en eso es incompetente nuestra izquierda peruana, propicia por omisión el robo. 

Miremos, si no, el caso del extinto Alfonso Barrantes o, más recientemente, el de Susana Villarán, ambos alcaldes de la MM de Lima. Los dos, representantes de raras izquierdas que llegaron a gobernar Lima "en nombre del pueblo" que gestaron poco menos que mediocres gobiernos locales, pero eso sí, con serios desfalcos de dineros públicos.

El caso de Humala es más patético aún: su nacionalismo enarbolado desde la izquierda cual Barón Ashler se hizo del poder también "en nombre del pueblo" y proclamó el establecimiento de "un gobierno para los más necesitados"... Pero mireamos a Humala, Nadine, Ilan Heredia y etc., etc., etc....

Cuando la izquiera propicia el robo, el saqueo, de las arcas del pueblo, duele por eso más que cuando lo hace la derecha. Total, ésta es contumaz y se sabe lo que hace, pero lo hace hasta sin hipocresías. ¿Pero la izquierda? ¿No iba a gobernar para nosotros, para el pueblo?... La acción y omisión, todo junto, de esta izquierda lerda, tozuda, decimonónica, antidialéctica y sectaria ha matado la ilusión del pueblo, ha rebajado nuestra moral hasta niveles del Seol... ¿En quién vamos a creer?...

¡No me hablen, por favor, de la izquierda decente, porque no existe! Se trata de un puñal que cuando entra en el corazón, duele diez veces más.

No hay comentarios: