VIDEITOS MANDAN

Loading...

lunes, 28 de septiembre de 2015

CUIDADO, HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA



Está bien que el gobierno haya dado una serie de normas sobre seguridad ciudadana. Legislar para endurecer las penas o para establecer medidas que obliguen a que todos participen del esfuerzo siempre es bueno, aunque no necesariamente más eficaz.

Seguramente habrá medidas más aceptadas que otras. No será fácil que la Policía renuncie a los ingresos adicionales –que no eran pocos en comparación con su sueldo– producto de brindar seguridad privada. La regulación de la videovigilancia seguramente generará críticas. Y la medida contra el robo de celulares o el mercado informal de autopartes podría generar aplausos.

Sin embargo, nosotros seguiremos en lo mismo. Todas estas medidas serán letra muerta si no son debidamente aplicadas o si una parte de la Policía y malos jueces y fiscales siguen siendo parte del problema, al hacerse de la vista gorda o al beneficiar a los delincuentes a cambio de dinero.

Porque, en el Perú, el problema no es la falta de normas. Es la complicidad de las autoridades, la corrupción que captura a malos jueces y fiscales, y la desvergüenza con que actúan quienes devuelven a las calles en tiempo récord a los que asaltan y hasta matan.

Si a estas medidas no le sigue una reestructuración total –en este o en el inicio del siguiente gobierno– en la Policía y en el Poder Judicial y la Fiscalía, en pocos meses estaremos dando nuevos decretos legislativos con penas más severas, y hasta sacando a los militares a la calle, con toque de queda y todo.

A los delincuentes no les asustan las penas, porque quien está dispuesto a matar está dispuesto a morir, y porque hecha la ley, hecha la trampa. Total, para ellos la plata no es problema. Y ya sabemos que con la plata baila el mono.

Lo que nos ayudaría a todos es que las leyes y las penas se cumplan. Y eso no depende de la letra grande ni de la chiquita, depende de los hombres y mujeres que deben hacerla cumplir.

No hay comentarios: