VIDEITOS MANDAN

Loading...

domingo, 11 de octubre de 2015

CUANDO EL PUEBLO LADRA, ESCÚCHALO


Hace 400 años, un hombre tuvo la receta del buen gobierno y la salvación de su pueblo. La redactó Don Quijote de la Mancha, casi al final de sus andanzas de locura y pasión. Sancho Panza acababa de asumir como gobernador de la ínsula de Barataria y la incertidumbre le hizo cosquillas en la barriga. 

Hasta que llegó esa carta bien inspirada, con consejos que aquí se transcriben: “Para ganar la voluntad del pueblo que gobiernas, Sancho, entre otras has de hacer dos cosas: la una, ser bien criado con todos, y la otra, procurar la abundancia de los mantenimientos; que no hay cosa que fatigue más el corazón de los pobres que el hambre y la carestía”.

“No te muestres, aunque por ventura lo seas -lo cual yo no creo-, codicioso, mujeriego ni glotón, porque en sabiendo el pueblo y los que te tratan tu inclinación determinada, por allí te darán batería”, advierte el hidalgo y sigue: “Sé padre de las virtudes y padrastro de los vicios. No seas siempre riguroso, ni siempre blando, y escoge el medio entre estos dos extremos; que en esto está el punto de la discreción. Visita las cárceles, las carnicerías y las plazas, que la presencia del gobernador en lugares tales da mucha importancia”.

“Escribe a tus señores y muéstrateles agradecido; que la ingratitud es hija de la soberbia y uno de los mayores pecados que se sabe”, sugiere y firma “Tu amigo Don Quijote”. 

Cuenta Cervantes que Sancho suspendió por 15 días a una vendedora de avellanas que, entre las nuevas, escondía nueces viejas. Fue su primera sanción moral. No se sabe si aplicó las otras reglas. Sancho no sabía leer.


No hay comentarios: