VIDEITOS MANDAN

Loading...

lunes, 12 de octubre de 2015

ORGULLO HISPANO EN LOS EE.UU.



Hoy, 12 de octubre, cuando se conmemora la llegada de Colón al continente americano, es un buen momento para celebrar la pujanza hispana en la democracia más poderosa de la tierra. Una energía que, al contrario de lo que predica el populismo xenófobo de personajes como Donald Trump, no solo no amenaza con destruir Estados Unidos, sino que es garantía de que su historia de sociedad de éxito, libre e integradora perdurará largo tiempo.

El nacionalismo excluyente y demagógico que recorre Europa también ha irrumpido en el discurso político estadounidense, especialmente de la mano de Trump, que con sus exabruptos e insultos racistas y machistas se ha instalado cómodamente en el papel deenfant terrible de la precampaña para las presidenciales de 2016. Pero el problema no es solo Trump (que tiene el mérito de haber concitado la condena de Julio Iglesias y de Hillary Clinton). 

El que las encuestas le den, por el momento, la mayor preferencia de votos en el Partido Republicano constata el efecto contagioso del populismo. Experiencias previas —incluyendo la del propio Trump hace cuatro años— auguran que será una fiebre pasajera, aunque sus secuelas se dejarán sentir en el discurso de rivales más moderados, pero igualmente vulnerables al efecto a corto plazo en los sondeos.

Nada de todo ello debe llevar al pesimismo, sobre todo cuando este discurso vacío de la exclusión y del pasado se compara con los ejemplos del trabajo serio, riguroso y esforzado en favor de uno mismo, de su comunidad de origen y de su sociedad de acogida que realizan a diario millones de hispanos en EE UU. 

Unos valores encarnados por dos estadounidenses atacados por Trump: el cocinero José Andrés y el periodista Jorge Ramos, nacidos en lugares lejanos entre sí en el mapa —España y México—, pero cercanos en la defensa de una comunidad, la hispana, que tiene mucho que celebrar.

No hay comentarios: