VIDEITOS MANDAN

Loading...

domingo, 10 de abril de 2016

FOTOCHEK ELECTORAL


Por Johnson Centeno.-

Me gustaría decir que los resultados de esta primera vuelta consagran un nuevo peldaño democrático en el país, pero las cosas no están para celebrar así de fácil. Los poderes mediáticos, las encuestadoras y el mismo JNE han puesto de su parte para tener lo que tenemos. Mientras tanto, los principales personajes políticos alistan nuevos esquemas que les permitan seguir moviéndose en el tablero del poder o la figuración pública. Veamos.

KEIKO. La China baila sola. 

Su casi 40 por ciento en todo el país representa sus primeras cosechas programáticas de viajes y discursos en los últimos tres años, intentando convencer a la gente de una mutación bastante lejos de su padre y del ala dura de su movimiento. Sus golpes estacionales al gobierno de salida le han granjeado fama de severa cuando tiene que serlo en temas de corrupción, inseguridad e ineptitud para la cosa pública. Incluso en su primer mensaje post flash electoral hizo uso de esta estrategia retentiva. Su performance en el debate sin mayores sorpresas, salvo la firma de un documento simbólico, le ha permitido sostener en el tiempo y espacio, un voto duro que inicialmente tenía techo, y que en las últimas semanas se aprovechó de algunos votos indecisos que una vez estuvieron con los advenedizos Acuña o Barnechea. Más de 60 asientos en el próximo parlamento le aseguran un gobierno de hecho o de derecho, pero no necesariamente un triunfo en la segunda vuelta, pues la naturaleza de su partido solo ha hecho patente una alianza con el lado oscuro.

PPK. Más sabe el diablo por viejo que por gringo. 

Ojalá llegue con la misma fuerza a la segunda vuelta. Movilidad, poco chamullo y estrategia le han funcionado, además de ser el primer suplente ideal para los principales grupos económicos del país, incluso encontrándole virtudes que en otros no veían. Así como Guzmán le comió electores en primera instancia, su salida le devolvió los votos suficientes para subir en las encuestas desde que había caído casi al mismo nivel que Caballo Loco. Su bailecito mañanero en el desayuno ya hacía presagiar que obtendría una victoria importante en la jornada, y algo de eso también sabían los medios, pues mandaron con él a sus mejores reporteros, ¿no Anuska? PPK respondió enviándoles a su Meche Aráoz. ¿Ganará a la China en segunda vuelta, considerando que su identidad de mercado y Estado son casi lo mismo? La China ha hablado de propuestas para la próxima vuelta, pero no es esto lo que cuenta de ahora en adelante sino las alianzas. Hora de afinar su mejor español, PPK, y por favor no se resfríe.

VERITO.- La chica diabólica que vino del Sur. 

Pero que perdió la segunda vuelta mientras viajaba de Cuzco a Lima: subió al avión con “empate técnico”, y aterrizó tercera sin mayor explicación. (Hay casi un 10% que se hizo humo, ¿?). Decir que la izquierda resurge con su magnífica performance en estas elecciones es demasiado. La gente la ha votado por su encanto y sus frases propias, que han terminado pesando más que su sospechosa cercanía a Palacio, sus apuntes en las famosas agendas ‘Nadine’, y su complicidad con regímenes autoritarios como Venezuela. Vero le robó inteligentemente la propuesta a Barnechea en el tema del gas, le dio el eterno giro izquierdista y le puso pilas al duro sur (Ayacucho, Apurímac, Cuzco, Huancavelica), que al final la ha llevado donde la ha llevado, cosa que en su vida soñaría PPK (a pesar que lo intentó dos veces) y el experimento Guzmán, que no tenía nada que pescar por ahí pero hacía la finta, que es lo que mejor ha sabido hacer en la campaña y en su propia vida. Ojalá Verito se despercuda que esos dinosaurios pro terrucos que la acompañan, pero lo veo difícil. Han celebrado con ella un pacto diabólico de supervivencia: ella los dirige en lo que les resta de vida, a cambio de… su propia alma.

CABALLO LOCO.- A la tercera va la vencida, y desaparece. 

Era obvio que la gente ya no quería nada con él. Estaba cantado. Pero este “panzón del mal” es un animal político en cuerpo y sangre, practicante de la hipocresía más sínica y pendenciera, y nos vendió el cuento de una tercera elección merced a su experiencia y sabiduría. Si algo hay que reconocerle a esta parejita de Palacio es que su permanente campaña contra Alan desde el primer año ha dado sus frutos (corrupción, narcoindultos, pasado vergonzante), y abierto los ojos a muchos incautos que todavía confiaban en él, especialmente a los pulpines hijos de ‘Al fondo hay sitio’. Su adicción al poder lo hizo quemar a su propio partido que hubiera perdido la valla, salvo por una ayudita de Távara, el compañero caleta. Lo peor es que se ha llevado al fondo a la pobre Lulú que no tenía culpa de nada, y con ella al PPC, esa manga de bogas aprovechados que ha sido devuelta a su verdadero sitio. Sin duda un caso psiquiátrico.

TOLEDO. El último trago amargo. 

Su performance nunca agarró vuelo por el lastre de Ecoteva y los enjuagues a los que se sometió en sus distinta versiones del origen del dinero. El Cholo debió retirarse temprano pero prefirió ser el último de la fiesta, así que hubo que votarlo con 1%. La resaca será fuerte pues habrá que empezar desde la firma número 01 para reconstruir su partido. Mientras, Elian recoge lo que queda de él.

ACUÑA- GUZMÁN. Vinieron separados pero se fueron juntitos. 

Es difícil pronosticar el futuro de esta dupla pues en política no hay cadáveres. Al final Acuña cumplió su sueño pues en el video que le trajo tantos problemas habla de contar con varios representantes en el Congreso que destaquen su partido y figura política, pero lo que no se imagina es que esta fuerza mediana congresal que ha logrado (en términos de capacidad e influencia) puede que no le dure mucho, pues varios empezarán a zafar el cuerpo salvo que les ponga plata como cancha o los incluya en la UCV, ay qué rico. En cuanto al experimento Guzmán hay poco que decir, su verbo, su sonrisa fácil, sus respuestas de manual de autoayuda, dudo mucho que estén de vuelta, aunque  en este Perú cualquier cosa puede pasar, ¿verdad, Ollanta? 

No hay comentarios: