VIDEITOS MANDAN

Loading...

sábado, 25 de febrero de 2017

LO QUE FACEBOOK LE DEBE AL PERIODISMO



El manifiesto del director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, acerca de la comunidad, el cual fue publicado la semana pasada en Facebook, analizó acertadamente el estado del periodismo: denunció el sensacionalismo y declaró que “una industria noticiosa fuerte también es esencial para construir una comunidad informada”. Darle voz a la gente, dijo, “no es suficiente si la gente no se dedica a revelar y analizar nueva información”. Incluso señaló que “leer noticias locales se correlaciona directamente con la participación cívica local”.

Desafortunadamente, su comunicado ignoró dos puntos cruciales: el papel que Facebook y otras plataformas tecnológicas desempeñan a la hora de dañar involuntariamente a los medios noticiosos locales, así como la forma en que podrían salvar al periodismo, con un compromiso filantrópico masivo.

Los medios noticiosos locales son débiles en parte porque los modelos de negocio han colapsado. La razón principal es que, conforme el gasto en publicidad cambió de la imprenta, la televisión y la radio al internet, el dinero en buena medida no llegó a las organizaciones noticiosas digitales. En cambio, llega cada vez más a Facebook y Google.

De los 59 mil millones de dólares que se invirtieron en toda la publicidad digital de 2015 —a través de millones de sitios web, por parte de millones de anunciantes— el 60 por ciento fue para esas dos empresas. Y el porcentaje se eleva: la mayor parte del aumento en publicidad digital en 2016 fue para ambas compañías. Un analista calculó que conforme las ganancias de Facebook y Google mejoraron, las de “todos los demás” disminuyeron.

Puesto que sus habilidades para hacer que la publicidad llegue a su destino son tan efectivas, su poder con negocios locales no podrá sino crecer. Cerca del 25 por ciento de la publicidad digital de Facebook proviene de negocios locales, de acuerdo con Borrell Associates, una de las principales empresas que analizan medios.

Para ser claros, Facebook y Google no están siendo maliciosos. No es como la industria del tabaco, que conscientemente intenta hacer que las personas sean adictas a un producto que los mata. Al contrario: estas empresas se llevan la rebanada más grande del pastel porque los productos publicitarios que ofrecen son muy buenos. Les están ahorrando cantidades gigantescas de dinero a los negocios locales.

Pero solo porque el resultado no sea intencional no significa que sea una fantasía: las redacciones se han visto diezmadas y el resultado ha sido que los reportajes para rendición de cuentas básicos se han reducido.

Algo rápido sobre otras dos grandes empresas: Verizon y Apple. Si Verizon, que es propietaria de AOL, logra comprar Yahoo, la empresa conjunta se convertiría en el tercer captador más grande de dólares provenientes de publicidad digital, pues ganarían cerca del 10 por ciento.

El impacto de Apple es más directo. Su promoción de tecnología antipublicidad erosionará todavía más los ingresos de las organizaciones noticiosas. Además, el aumento en el consumo de noticias en dispositivos móviles gracias a los teléfonos inteligentes en gran medida ha terminado lastimando a las organizaciones noticiosas locales al facilitar el ascenso de las redes sociales como principal plataforma de distribución de noticias.

No estoy diciendo que las cosas buenas —la revolución móvil, el bloqueo de publicidad invasiva, las mejores alternativas de mercadotecnia para los pequeños negocios— no sean más importantes que las malas. Y las organizaciones noticiosas locales definitivamente contribuyeron al problema con su reacción lenta y a menudo poco creativa a la revolución digital. Sin embargo, aún necesitamos aceptar que las “revoluciones” sí desestabilizan y a veces parte de lo que se derriba es muy importante. Cuando eso sucede —y si no se han materializados soluciones adecuadas y basadas en el mercado— la filantropía debe intervenir también.

En los últimos diez años, más o menos, ha habido un pequeño aumento en el apoyo filantrópico para el periodismo. Pero si se mira de cerca, algunas cosas destacan.

Lo primero es que las cantidades son muy pequeñas. Las fundaciones donaron 13,4 millones al periodismo de investigación en 2015 y 2016, de acuerdo con Media Impact Funders, una organización que rastrea el gasto filantrópico en los medios. En cambio, los ingresos anuales de los periódicos son por lo menos 1,6 mil millones de dólares menores de lo que eran en los años ochenta.

Lo siguiente es que faltan los cuatro nombres más importantes en la lista de 89 fundaciones que contribuyeron durante esos dos años: las fundaciones conectadas a Facebook, Google, Verizon y Apple. La Tulsa Community Foundation donó más para ayudar al periodismo de investigación que esas cuatro empresas combinadas.

Si nos vamos más atrás, el patrón persiste: 374 fundaciones donaron 145 millones de dólares para el periodismo de investigación de 2009 a 2016. En ese periodo, hubo una donación por parte de una de las cuatro grandes empresas: 10.000 dólares en 2011 para Bronx News Network.


De manera individual, los ejecutivos de estas empresas sin duda han dado dinero para apoyar al periodismo, y las compañías tienen otras iniciativas importantes a las cuales contribuir. Google, la empresa que más ha ganado, estableció Google News Labs, que ha sido bien recibido, para ofrecer “herramientas, información y programas” extraordinarios para ayudar al periodismo, así como la “Digital News Initiative”, que ha invertido más de 40 millones de dólares en nuevos medios en Europa.Es pertinente recordar que esas empresas no han tenido problemas financieros. En 2016, las cuatro acumularon un ingreso neto combinado de 88 mil millones de dólares (19,4 para Google; 10,2 para Facebook; 13 para Verizon, y 45 para Apple). En cambio, los ingresos netos combinados de The New York Times, Gannett y McClatchy fueron de 41 millones de dólares.

Facebook anunció hace poco el “Journalism Project“, mediante el cual se compromete a trabajar con los medios en “nuevos formatos de narración”, y declara tener “interés en explorar lo que podemos construir junto con nuestros socios para apoyar a los medios noticiosos locales”. Estas son medidas genuinamente positivas que podrían indicar un reconocimiento creciente de que necesitan ser una gran parte de la solución.

No obstante, mientras que la capacitación, la tecnología y la innovación son esenciales, lo que más necesita el periodismo ahora es dinero, y mucho, para financiar a periodistas locales de tiempo completo. Lo que estas empresas han donado hasta ahora es muy poco tomando en cuenta lo adineradas que son, el daño que (involuntariamente) están haciendo y todas las cosas buenas que podrían hacer.

Andrew Carnegie, un capitalista sin escrúpulos del siglo XIX, repartió la mayor parte de su riqueza durante la última etapa de su vida. “La riqueza excedente es un fondo sagrado que su poseedor debe administrar durante toda su vida por el bien de la comunidad”, dijo. Carnegie construyó cerca de 3000 bibliotecas. Todo lo que Mark Zuckerberg, Larry Page, Sergei Brin y Laurene Powell (viuda de Steve Jobs) deben hacer es financiar a 3000 periodistas.

Si los líderes de estas empresas contribuyen durante cinco años a la causa con el equivalente de tan solo uno por ciento de sus ganancias, el periodismo local estadounidense se transformaría durante el siglo siguiente.

La cifra sería de 4,4 mil millones de dólares, lo suficiente para establecer un fondo permanente para financiar el periodismo local. Eso produciría cerca de 200 millones de dólares al año en ingresos, más de 15 veces lo que actualmente se gasta en filantropía para el periodismo de investigación, y lo suficiente para unos 50 nuevos reporteros de investigación en cada estado, o para garantizar las operaciones tecnológicas de la mayoría de las organizaciones noticiosas sin fines de lucro.

Estas cuatro empresas (además de otras compañías digitales que han tenido éxito económico) podrían aprender de Craig Newmark, el fundador de Craigslist. En el ascenso de la web primitiva, el sitio de anuncios clasificados redujo drásticamente los ingresos de anuncios clasificados de los periódicos. Newmark defendió a Craigslist, pero también reconoció que, sin importar la causa, el destino del periodismo es importante para la democracia estadounidense. Así que ha donado millones de su dinero personal para financiar proyectos periodísticos.

No hay duda de que la revolución digital —que se construyó en gran medida gracias a estas cuatro empresas— ha hecho que informar sea mucho más fácil para los periodistas que aún están en las salas de redacción locales. Pero de manera urgente necesitamos a muchos más de esos periodistas.

Estas empresas están entre los beneficiarios más grandes de la revolución digital que, entre otras cosas, ha provocado la crisis del periodismo estadounidense. Es hora de que los revolucionarios resuelvan estos problemas. Tienen el dinero, los conocimientos y la obligación de hacerlo.

No hay comentarios: