VIDEITOS MANDAN

Loading...

jueves, 9 de marzo de 2017

ESTOY PERDIENDO A MIS AMIGOS


Por Jorge Mariátegui.-

No sé si alguien, antes que yo ha escrito una crónica tan triste, como las que le voy a contar… Llegar a los 80 abriles no es nada ventajoso, especialmente cuando uno tiene muchos amigos de a 50, y siempre estuvo honrado con sus frecuentes visitas, y gozaron de innumerables fiestas, con tragos, viandas, y muy buena música.

Y fueron a la “concha Acústica” que hoy 2017 después de varias décadas a iniciado un concierto con la Orquesta Sinfónica del Perú. La noche caía, era verano tibio, y se prendía el escenario, y los músicos trinaban sus instrumentos acoplándolos a sonidos diferentes. Y la gente se callaba, todos nos acomodábamos sentados en el gras, algunos con cojín es o sillas o bancos. Pero todos unidos para escuchar buena música de directores invitados y de solistas peruanos y extranjeros. 

Era un cónclave, que seguía a la cazuela del “Municipal”. Los domingos a las once de la mañana, un grupo de amigos se hacía una cita para escuchar a los clásicos universales de la música europea. Y algunas veces a compositores latinoamericanos, y a muchos peruanos. 

Esos tiempos de Theo Bulva, del maestro De la Fontana mexicano él…….. y de solistas al piano, o al violín. Pero lo más interesa te era encontrarse con amigos como Nelson Coronel, los hermanos Silva Santisteban, el gordo Sebastiani, que escuchaba los conciertos de pie delante de una columna, y que tenía en su casa, un gran salón con unos parlantes de cine. Y una vez que me invitó para escuchar a Wagner. Y estaba parado porque los sonidos salían de los parlantes como auténticos, y de pronto, el dragón sale al escenario, y con el canto grave de un baio alemán… produjo un ruido escalofriante del dragón terrible, no salí corriendo porque la puerta estaba cerrada, pero no me hizo gracia, sentir la espeluznante voz de un dragón que el extraño Wagner, le hizo construir un teatro tan grande, para que apareciera la cabeza candente del dragón, que no sé si botaba humo y candela, pero con el bajo en un teatro con gran acústica debe haber dejado consternados al público que lo escuchó.

Ese fue el sonido terrorífico que escuché de los parlantes del gordo Sebastiani, que era un joven muy culto y por supuesto que en su casa de tres damas saltarinas y coquetas, que solo pensaban en los enamorados, no tuvo el eco que debía de haber conseguido desde su casa, y después en una radio, donde contó todo lo que sabía, sobre cada músico y cada compositor europeo. El Perú no es un país culto, y menos para escuchar música selecta. Desafortunadamente las autoridades empezando por los alcalde, no saben leer, menos escuchar música selecta. Así pedimos de vista a un talento de gran solvencia cultural y musical.

Después del concierto mi amigo, hoy perdido, Alfredo, me invitaba a almorzar y a escuchar en sus Long Plays la música que habíamos escuchado a las once en el Municipal. Alfredo tenía una discoteca muy selecta, y sus discos los compraba en el Jirón de la Unión donde la Señora Paula, dueña de una tienda de partituras y música. Parte de su sueldo, los gastaba en adquirir a los famosos compositores europeos..

Allí en la Biblioteca Nacional encontré a Sarita Raez, bibliotecaria y muy culta, aunque de trabajadora no tenía mucho, Bettina Summers, que le gustaba el cine. Y una docena de jovencitas solteras, hasta hoy, que iban a los conciertos, al teatro y al Segura, donde Los Gavilanes y otras zarzuelas, llenaban el teatro y los aficionados cantábamos las coplas desde la cazuela, siguiendo la letra en unos carteles.

Junto al Teatro Segura se abrió una sala muy linda, donde habían conciertos de gala, donde venían pianistas, o violinistas, pero que siempre estuvo llena.
Allí invite a la Nena Menchel una noche del Viernes, donde tocaba el piano un francés noble. Tocaba tan mal, ,chancaba el piano a garrotazos, que nos empezamos a sonreír, a reir, y vino la acomodadora y con una linterna nos saco de la platea..a la calle, por escandalosos.

Maruja jovencita se casó y tuvo dos hijas. Tedy, se dedicó a la musica gitana, y muchas veces nos encontramos en el Municipal, para escuchar a La Gabriela Ortega, recitadora de los poetas españoles, El teatro lleno, y ella llena de aplausos. Limos muchos amigos, de año en año que llegó, hasta que no volvió. Allí vi a la cantaora y bailarina gitana Carmen Amaya,. El escenario apagado, y rasgban las guitarras, y una luz se prende, y enfoca al conjunto de dos guitarristas gitanos, dos gordas aplaudiendo en gitano, y dos gitanas vestidas de lo mismo. Se prende la luz a la izquierda, y salé una pirinola, chiquita ella, moviéndose con mucho estilo y con gran poderí0, y viene zapateando, rompiendo el tablado del Municipal, y los gritos y los aplausos de los concurrentes rompen el silencio y no acaban nunca. Sus brazos de acero y de músculos, se abrían al aire, y los dedos cual serpentinas se cruzaban sin cesar, al compás de las guitarras. Toda de rojo con lunares negros, con cola larga llena de bobos. Una peineta de carey adornaba su cabeza y una mantilla española, volaba al compas. Era ella esa gitana color de aceituna, que no perdía el paso, y que en cada rincón le tiraba una patada a la cola larga que la hacía volar en el aire. El Canario cantaba ronco, y al compas de los aplausos del público, no cesaba de gritar las bulerías de la canción.

Todos aquellos amigos que fuimos al teatro ya no están. Ya se fueron, y se fueron alegre, y nos dejaron tristes.

La vida se ha hecho en mi, muy larga, muy larga, para ver desaparecer poco a poco mis pocos amigos que ya me quedan. Pero lo mas triste para mi, es que mis amigos se están muriendo. Se están muriendo de una enfermedad terrible que no se llama ni infarto, ni cáncer, se están muriendo de Alzaimer. Y es tan poca las oportunidades en que ls veo, que hace poco, me apeno, velas en una degeneración, de su agresividad. Y la doctora me dijo, es el final. Poco a poco no solo ya no te reconocen, sino no se bañan, y apestan, y creen que lo han hecho. Y poco a poco, nadie a a visitarlas, porque no solo es tan triste verlas que no saben quién eres, e ir a visitarlas escomo no haber ido.

Y hace poco tiempo, te hablaban, compartías conversaciones, te esperaban con ansias, pero hoy la forma de su vida ha cambiado. Y aunque desde tu casa o de una iglesia ruegues por ellas, ellas nunca más te hablaran.

Hoy me siento muy triste, porque dese hace semanas, vengo llorando apenas lo cuento, porque nunca lo había visto, y que no puedes hacer…NADAA. NADA PODRS HACER…SOLO PENSAR QUE FUERON NO SOLO UNAS BUENAS MADRES, SINO UNAS BUENAS AMIGAS, UNAS BUENAS HIJAS, UNAS BUENAS COMPAÑERAS DE TRABAJO, y las mejores.

Lo peor es que la muerte no las ha sorprendido, y en vivo, y contempladas por quienes las quisimos ,y no entendemos ese mundo en que ella están postradas, solo me queda rogar, para que no sean olvidadas, por sus seres mas queridos, porque al morir, no darán cuenta, que viven en este mundo.

Estoy muy triste porque estoy perdiendo a mis amigas mas queridas.

Chaclacayo, Febrero del 2017

No hay comentarios: