VIDEITOS MANDAN

Loading...

lunes, 26 de junio de 2017

LEY DE ALIMENTACIÓN SALUDABLE TENDRÁ IMPACTO LIMITADO



La semana pasada se publicó el reglamento de la Ley de Promoción de Alimentación Saludable que tiene por objetivo la “promoción y protección efectiva del derecho a la salud pública al crecimiento y desarrollo adecuado de las personas”, según su publicación en El Peruano. La discusión de la ley se ha limitado a analizar los parámetros nutricionales para indicar si los alimentos son considerados “altos” en sodio, azúcar y grasas saturadas. Sin embargo, el efecto de la aprobación del reglamento de la Ley de Promoción de Alimentación Saludable en la decisión de compra de los consumidores será acotado. La reducción en el consumo sería de corto plazo y se daría sólo en algunas categorías. El reglamento se aprobó la semana pasada.

CASOS SIMILARES EN OTROS PAÍSES

Así ha sucedido en otros países luego de aprobarse leyes y recomendaciones que buscaban reducir el consumo de ingredientes que, ingeridos en exceso, son dañinos para la salud. Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que el consumo excesivo de embutidos incrementaría la probabilidad de contraer cáncer, las ventas en el Perú cayeron 20% (en S/.2.6 millones) en un mes, según un estudio de Kantar WorldPanel (KWP). Luego de tres meses las ventas comenzaron a recuperarse. “El consumidor se olvida y sigue con su hábito normal”, dijo Celso Cáceres, gerente de cuentas de KWP.
Los consumidores modificarían su consumo según el producto. En Chile, cuando se publicó la ley de etiquetado —similar a la peruana— en junio del 2016, la reducción de las ventas se dio en las categorías dirigidas a niños: galletas y chocolates. “Los productos fueron marginados de quioscos y vendedores cercanos a centros educacionales”, dice Alfonso de los Reyes, gerente de investigación de Euromonitor International. Otro es el caso de categorías que ofrecen indulgencia como gaseosas y helados. Pese a que son altos en azúcar, el consumidor no toma en cuenta su valor nutritivo, dijo Jhoan Vega, director comercial de Arellano Marketing.

Más allá de los hábitos saludables que busca impulsar la ley, el factor determinante es el precio. “El consumidor quiere menos grasa, sal y azúcar, pero el precio es decisivo”, añade Cáceres de KWP. Las empresas tienen 39 meses para adaptarse a los parámetros finales. Éste es un tiempo más que suficiente para el cambio de etiquetado y manejo de inventarios, según Max Vidal, exdirector de Alicorp y profesor de posgrado de la UP. Vidal sostiene que podría lograrse incluso en seis meses.

IMPACTO PUBLICITARIO

El reglamento también contempla que se deberá comunicar las advertencias de los productos en el material publicitario. Su impacto se limitará a los paneles exteriores. El reglamento exige que las advertencias se publiquen en el 15% del tamaño de todos los avisos visuales. “Ello le quita glamour [a un panel] si se le pone parches que digan alto en sodio, azúcar y grasas saturadas. El objetivo de los paneles es generar awareness e intención de compra, sólo llamar la atención.”, comenta Eduardo Velasco, managing director de MEC Global.

Para el caso de los avisos en radio y televisión el impacto sería menor, aunque el reglamento no detalla sobre las exigencias. “Las advertencias publicitarias deberán ser consignadas en forma clara, destacada, legible y comprensible. Las leyendas escritas deberán tener una duración proporcional al tiempo que dure la publicidad”, indica el reglamento. En casos anteriores, los medios se han adaptado a las exigencias legales en beneficio de las empresas publicitarias. “Las radios sacaron promociones donde la empresa pagaba el aviso por 20 segundos y le daban los segundo de legal gratis”, añade Velasco.

No hay comentarios: