VIDEITOS MANDAN

Loading...

martes, 19 de septiembre de 2017

MI PASO POR EL HOSPITAL DE LA MUERTE


Por Jorge Mariátegui.-

Unas fiebres de más de cuarenta grados, me hicieron venir de Trujillo, donde viaje a montar mi última expo. Gladys Vernal y un auto me esperaban en el paradero, y me llevaron urgente al Rebagliati, donde entre a EMERGENCIA POR SEGNDA VEZ. Por supuesto que dormí en un recoveco de las tres cuadras de pasillos, fui el número 204, él último. 

Me quisieron hacer dormir en un sillón, y me resistí a gritos, me trajeron una camilla con una sabanita. Felizmente una amiga de Gladys entro, no se cómo a las 9 de la noche, y me alcanzó una frazada. El portero del hospital, cumpliendo una oren, no cerraba la puerta que permitía que el viento fuerte y el frio nos arremetieran toda la noche. Oiga cierre la puerta, no señor es una orden pero esa orden será para el día, no para la noche tenemos frio gritaron todos, es una orden respondió el cuadrado “guachimán”.

Por milagro me subieron al 4to. piso, y allí me tuvieron dos meses sin salir, hasta que un médico cusqueño descubrió que tenía un tumor pegado al hígado. Y cuando me llevaron a extirparlo, salió 800 gramos de pus. El médico, me dijo que si me operaban en Trujillo de la vesícula, me expandiría una ecepticemia, y moriría.

Durante los dos meses, venía cada tres días una enfermera, para colocarme un dispositivo donde me colocaban cada tres horas muchos remedios. Cada tres días, las supuestas enfermeras, me hacían un charco de odio y dolor, para colocarme ese dispositivo, ninguna sabia encontrar la vena. Protestaba, pero nunca me hicieron caso.

Me pasaron a otro piso para operarme de la vesícula. Estábamos 400 personas para cirugía. Le dije al Director porque la sala de operaciones funcionaba de Martes a Viernes, no la usaban ni sábados, domingos ni lunes, Y porque no contratan más médicos le dije, porque no puede entrar competencias, ese es nuestro horario. Y porque no funcionan las salas de operaciones en las tardes y las noches. Era la ley del Hospital.

Ya salía cuando el médico que me operó me preguntó si me habían sacado un artefacto, que me colocaron por la boca, laringe, esófago, hasta impedir que las piedras de la vesícula obstruyeran el conducto?, le dije que NO. Así que me dio una orden, para que un médico, que tengo el nombre, me cito. Llegué a las 7 a.m. mi cita era a las 8. El médico salió y me dijo que no podía intervenirme, porque tenía una emergencia. Fui a “Defensa del paciente” lo amonestaron, y me preparó. Me durmió y me introdujo un fierro por la boca, hasta el sitio. Me desperté, muy adolorido, y le dijo a Gladys que me acompañaba, que yo no había colaborado. Le reproche, que estaba dormido y si fuera mago me hubiera ordenado. El imbécil. Me citó para otro día. Y me introdujo ese artefacto y me perforó el hígado. Ordenó que no me mueva del hospital. 

A las ocho cansado y sin comer me fui a mi casa. Estaba solo no estaban los asesinos de mis hermanos. Amanecí mal, y a las 8 me dio una hemorragia de sangre, con cólico. Gladys no sé cómo llego, y me llevaron otra vez a emergencia. Allí pase después de una hora a una sala para que me vea el médico. Y tuve una hemorragia de sangre que bote más de un metro cuadrado en la loza blanca. 

Me dijeron que No era sangre, o sea que yo me había comido un caramelo de tinte rojo? Para que veas lo ineficiente, el médico me perforó el hígado, estuve una noche en cuidados intensivos, me explicaron qué me había hecho el médico, y salí AMARRILLO del hospital en 15 días me mejore, gracias a mi salud fuerte, que era el producto del cuidado de mi maDre por haberme alimentado con MANJARES REALES. Todos los médicos se juntaron para que entienda mentiras, lo blindaron al ineficiente, que casi me produce la muerte.

Lo que le ha pasado a la Sra Jara, es la desnuda verdad. Todo lo que diga esa que te ha escRito es MeNTIRA. No propagues lo que dudes. No te deseo ni a ninguno de mis amigos que les pasé este paso. Tengo más que te lo contaré mañana.

Esto que sucede en este Hospital y en todos los hospitales de provincias, es producto de la ineficiente educación en universidades que han abierto facultades de Medicina y pasan de ciclos, abriendo las piernas o pagando cien soles.

Pasaré el segundo capítulo.



No hay comentarios: