VIDEITOS MANDAN

Loading...

lunes, 30 de abril de 2018

A PROPÓSITO DEL DÍA DEL IDIOMA


Por Jorge Mariátegui.-

Cuando escuchas esas palabras del título, te traen a la mente de pensar, oye tú ¿alguna vez escribiste algo? Te pones a pensar y dices sí, y traes a tu mente tantas páginas escritas, diez años en el Editorial del diario LA INDUSTRIA de Trujillo, que valientemente se mantiene mientras que la gente de Truji, la gente amigo de medio siglo y menos de vida, te dicen yo... yo no compro La Industria. 

Oiga trujillano de medio pelo y de pelo entero, La Industria es el diario de su ciudad, ojala muchos en el mundo tengan un diario cercano para poder leer…oiga usted, es una orden ¡!!!Compré La Industria que es su diario” no se va a volver pobre, tal vez se vuelva rico en el idioma, y muchas otras cosas más.

Y también en esa estadía de mucha recordación y de 20 años, escribí en muchas revistas y otros diarios, pero hice una Historia de Trujillo, que los envidiosos trujillanos que se creen saber mucho me la boicotearon. Y la publicaré, aunque lejos.

Pero hace pocos años mi amigo Luis Valle dueño de QETZAL, me instó para escribir dos cuentos “Cuando la luna bajo a mi tierra” y “Marcahuamachuco”. El primero sobre el Huachaque sagrado de Chan Chan, donde apunte las virtudes para que los chimús modernos conozcan de sus antepasados, cuide sus restos arqueológicos, museos, y entidades. Y conocí al ilustrador Segundo Lozada, que hizo la alegría de la vivencia del cuento en colores. Y hace una semana fui a presentarlo a los estudiantes de 9 a 12 años, en cinco lugares, desde el asentamiento humano Las Lomas en el Puerto Salaverry, hasta en la Casona Del General y Presidente el Perú Orbegoso. Y el cuento infantil Marcahuamachuco, contado ya no por una niña sino por dos niños, informando por las formas redondas del monumento y por la forma tan terrible de cómo se incendió, además te invita a lugares turísticos poco conocidos de lugares cercanos.

Las satisfacciones fueron muy grandes e inesperadas. Y agradezco a todos mis amigos y asistentes a estas actuaciones. Y pronto editaré una Historia del Perú para jóvenes adolescentes…..

Pero hace dos día desde RPP, me gritaron “!!!te pillé¡¡¡. Qué lees??”, y estaba leyendo “Garcilaso Inca de la Vega, primer criollo, del escritor más puntual Luis Alberto Sánchez, en una edición inmaculada de la Academia Peruana de la Lengua, 2017, edición cuidada por Renato Guisado y Ricardo Silva Santisteban (Presidente de la Academia Peruana de la Lengua), Primera edición en 1939, cuando tenía 39 años.

A sus 39 años, él Luis Alberto, ya había leído muchas crónicas, muchos libros extranjeros, al dramático William Shakespeare, al divertido Quijote el Manco de Lepanto, Miguel de Cervantes Saavedra y las obras de Garcilaso llamado el Inca, en sus Comentarios y su Historia del Perú, y muchos años más sin quererlo murieron en el mismo año, en diferentes sitios europeos, y se creó el DIA del IDIOMA, por esta trilogía de gigantes del idioma.

Si bien William fue el que mejor escribió el inglés y tal vez el que mejor lo historio y lo desenvolvió al público precario y lo represento en el coloso Teatro El Globo, fue Miguel de Cervantes un guerrero que lucho como todos los de su edad en sangrientas batallas y de una de ellas quedó manco, le dio al idioma español una moldura, que todos los escritores contemporáneos imitaron su estilo y lo lanzaron al mundo inventando modismos y palabras y pensamientos que llegaron a América Latina, y allí le aumentaron y lo transformaron hasta ahogarlo en el lumpen.

Y fue Garcilaso Inca de la Vega, quien nació en Cusco y de linajes españoles nobles y guerreros, y de ancestros de reyes sin sangre azul de ascendencia peruana inca. Ese criollo de hirsuto pelo negro, hijo de una noble cusqueña, asustada por las guerras intestinas entre almagros y pizarros, que tiño de sangre roja, durante décadas, delante de los nobles incas que quedaban, y que tenían la esperanza que al matarse todos esos españoles innobles, los Incas volverían a esplender su antiguo y sagrado territorio.

Y Luis Alberto ha revisado mucha documentación, cronistas, documentos de Pizarro y su fundación de Lima, como su injerencia en el asesinato de Atahualpa. De sus hijos, a la edad de 70 y tantos años, en dos mujeres. Y va contando en un estilo, nunca antes oído por este escriba, donde va uniendo palabras pensamientos de las crónicas, con palabras castellanas modernas.

Da una serie de detalles de la vida de los aventureros y conquistadores castellanos, que los vas viendo como en el cine. El cine de Sánchez, que te va arrastrando en sus páginas, de las que no quieres sacar la vista porque te arrastran, las guerras, los juramentos, los vestidos de damas y caballeros, la única capa que contaban los almagristas posesionados en uno de los callejones frente a palacio, porque la elegancia de los citadinos no dejaba salir a la calle sin capa, como tampoco saldrían sin manto las tapadas, y tapadas hasta los tobillos, y patinando sobre sus zapaticos de seda de colores rosas, y las agujas que llevaban por si se rompían al rasgarlos la piedra de canto rodado que atravesaba las calles rectas pero tortuosas de la Lima sin luz.

Y dice algo que nadie ha repetido. Cuando a la voz de VIVA EL REY (muera el tirano) salieron una docena de donceles entre 20 y 30 años, y entraron al descuidado Palacio, y mataron a varios en el camino, y Francisco que estaba en el segundo piso en su habitación, no estaba su paje que lo vestía, y él Francisco subido de peso y de años, oiga usted no se me ocurrió que Pizarro había subido de peso, y esa torpeza, no le permitió ponerse coraza, y apenas tomar su capa y envolvérsela en el brazo, como los hampones el siglo pasado (Tirifilo y otros) y la espada certera del Joven Almagro, descargo su odio horroroso guardado desde la horca del Padre, lo atravesó sin miedo. Pizarro cayó al suelo pidiendo confesión, y según Luis Alberto le grito Almagro el Joven no hay piedad no hay confesión, y él Francisco Pizarro el Marqués, boca abajo, escribió una cruz con su sangre que le corría por el cuello.

Por esta cruz, mucha gente de escritores huachafos ha dicho que Pizarro no sabía firmar, pero no es cierto. Yo vi en el Archivo de la Municipalidad de Lima, el diario de Pizarro, escrito por su sobrino sobre la fundación de Lima, en que firma Francisco y abajo Pizarro. Muchos conquistadores y guerreros que llegaron al Perú murieron gordos, nunca nadie dije esto, antes de Sánchez.

Sigue contando Luis Alberto, que Almagro quería coronarse como gobernador del Perú. Y viajo en barco tomando los reales del Rey.

Llegó el Licenciado Vaca de Castro y en la Batalla de Chupas, vence al joven. Y el mismo verdugo que degolló a su padre lo degüella al violador de la Paz, en el reino, para admiración y terror de los pobladores nativos, que nunca vieron guerras tan sanguinarias por extranjeros.

Tampoco pasa desapercibido que el Arzobispo de Lima Jerónimo Loayza celebro el primer acto de fe “tostando a un hereje..” en nombre de Dios.

Sánchez va tejiendo la historia de las historias del Inca Garcilaso y de los cronistas, usando su aguda memoria, que le valió el epíteto de “memorioso”.

Cerrando ese capítulo el Rey decide enviar un virrey, para calmar las aguas, que no se calmarán porque las guerras civiles en Cusco siguen impetuosas, y el padre del Inca el capitán Garcilaso, lucha por uno y otro bando y las cuartetas de: Estos mis cabellicos, maire

Dos a dos me los lleva el aire ¡pobrecitos los mis cabellicos! Que pronuncia el demonio de los andes Carbajal, perseguido por Gonzalo Pizarro. Carbajal y Centeno mueren y sus miembros son esparcidos en las calles, y las cabezas en jaulas a la Plaza principal de Lima.

Seguirán las batallas, porque los españoles no reconocen a los nuevos virreyes, sosteniendo que sus tierras les pertenecen. Uno a uno irán muriendo y Garcilaso Inca ya tiene once años.

Y a la muerte de su poderoso padre le va a dejar una fortuna de miles de ducados, para que vaya a España a estudiar. Pero se lo dejará encargado a la mujer con la que se desposó la castellana Luisa Martel, y donde equivocadamente el Capitán llevo a su hijo que fue maltratado por su madrastra, como todas las madrastras del mundo.

Su madre Isabel Chimpu Ocllo, lo recibe por poco tiempo y un día le dirá: “me voy”.

Esta historia contada por Luis Alberto, indica nombre a nombre a los audaces conquistadores guerreando y perdiendo y siendo degollados, de todos los nombres de la historia del Perú que hoy son olvidados, por aquellos nuevos vivientes en tierras del Perú. Francisco Hernández de Girón es otro guerrero que mata a mucha gente en una gran fiesta y el Capitán Garcilaso, su hijo el Inca y 18 huyen por los techos de tejas de la vieja Cusco. Es asediado por el ejército del rey y en Jauja lo ajustician con ocho insurrectos más y la cabeza es enviada en jaula a Lima, para podrirse en la gran plaza, donde la gente al pasar siente el horrible olor a muerte de los traidores.

Sánchez va enumerando las obras de autores contemporáneos a Garcilaso Inca y habla de la segunda obra, de Historia de la Conquista de la Florida., 1605, a los 66 años.

Y cuando termina la primera parte de sus Comentarios Reales, un furioso terremoto sacude y derrumba la ciudad de Lima. Y al mismo tiempo son expulsados los reyes árabes y abandonan sus territorios ganados por más de siete siglos.

Tenaz Garcilaso termina su segunda parte de los comentarios Reales, que será un canto de guerra.

Rosa de santa María se vuelve santa, y

Y las últimas páginas Sánchez, va pasando lista a libros y autores de Europa, de América, hasta que escribe…”falleció a XXII de abril de MDCXVI” y al año siguiente 1617 se publica la Segunda parte de los Comentarios Reales.

El 21 de Abril de 1782, el virrey del Perú: Gálvez por orden del Rey manda quemar los Comentarios Reales del hoy famoso Inca de descendencia noble por ambos lados de madre y padre, que escribió para gloria del Perú, sus dos obras.

Con este epílogo, la suerte estaba echada, pero los siglos lo salvaron, aunque en el colegio no se enseñe, ni en los claustros universitarios.Chaclacayo, abril del 2018

No hay comentarios: